Cómo transmitir valores al niño

La justicia, la bondad, la tolerancia... son valores que se enseñan y se transmiten en casa.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vuestra casa, su mejor escuela

¿Quieres que tu hijo sea una persona justa y tolerante? Puedes empezar a enseñárselo ya.
Según los pedagogos, lo que nuestro hijo ve y aprende en casa influye en él más que cualquier otra cosa, incluidos su colegio o sus amigos.
La familia es su principal escuela de moral, y si empezamos la enseñanza desde bebé, le daremos la base para que se convierta en una persona tolerante y pacífica.

Seguro que, sin ser consciente de ello, ya estás transmitiendo buenos valores a tu hijo. Piensa en tu actitud con él. ¿Le explicas que su amiguito se pondrá triste si no juega con él? Así le enseñas a ponerse en el lugar del otro, a tener empatía.
¿Le alabas cuando ayuda a alguien? De este modo le animas a ser bueno. ¿Le hablas de otras culturas? Es una forma de enseñarle a ser tolerante con lo diferente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aprende lo que ve

La transmisión de valores transcurre a un nivel inconsciente día a día y en cada intercambio con el niño. Se logra a través de cuatro vías:

- Con el ejemplo paterno. Al respetarle y al no mentirle le enseñamos el respeto y la importancia de la verdad. Pero aprende también de nuestras aspiraciones a ser mejores: observar cómo mantenemos el control en una situación crispante (una rabieta suya) es para él una lección mejor que cualquier sermón.
- Con el tipo de educación. La autoritaria no enseña el respeto, sólo la obediencia ciega. Con la permisiva el niño no aprende autocontrol ni respeto. En cuanto a la sobreprotectora, no le ayuda a valerse por sí mismo ni a ser independiente. La educación adecuada es aquella que enseña al niño sus derechos, pero también sus obligaciones. Se le escucha y se le exige que él también escuche y así va aprendiendo a ser respetuoso y considerado con los demás.
- Con el control de los mensajes que recibe. Muchas veces la televisión, las películas y los videojuegos transmiten valores negativos, como la utilidad de la violencia para solucionar problemas. Y está demostrado que ver escenas agresivas reduce la sensibilidad del niño y aumenta su agresividad. Por eso es tan importante controlar lo que ve en la televisión, verlo con él para explicárselo y comentarlo juntos, elegir películas y juegos que transmitan valores positivos y limitar el tiempo que pasa ante la pantalla.
- Con la elección de sus juguetes. Los básicos (muñecas, coches, pelotas o representaciones de vocaciones, como bombero, médico...) y los materiales naturales (barro, agua, arena...) le brindan la posibilidad de ser creativo, de tomar la iniciativa, de perseverar y de superar problemas mediante el juego imitativo. En cualquier caso, es fundamental que limitemos el número de juguetes. A mayor cantidad, menos creatividad y felicidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tiempo de calidad

Pero aunque seamos la influencia más poderosa para nuestro hijo, la sociedad también influye en él... y mucho. Y la nuestra tiene dos características que es necesario contrarrestar para transmitirle buenos valores. Una de ellas es la difícil combinación entre vida familiar y laboral: se calcula que los padres de hoy dedicamos un 40% menos de tiempo a nuestros hijos que los de hace tres décadas.
A esta falta de tiempo, que hace más complicado enseñar mediante el ejemplo, se une el estrés que nos provoca la situación, que nos vuelve menos sensibles a las necesidades del niño y disminuye nuestra capacidad de educarle bien.

¿El remedio?

Adoptar una escala de prioridades diferente y variar el concepto de “cantidad de tiempo” por el de “tiempo de calidad”.
Si aprendemos a desconectar en cuanto termine la jornada laboral, podremos vivir con más intensidad las horas con nuestro hijo y transmitirle nuestros valores sin estrés.
Además, conviene que en nuestra ausencia le dejemos a cargo de personas fijas y que la enseñanza que le den sea acorde con la nuestra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La importancia de las cosas pequeñas

Otro obstáculo con el que nos enfrentamos es la tendencia que existe en nuestra sociedad al mínimo esfuerzo y al consumismo. Son placeres que a la larga no harán feliz a nuestro hijo, pero evitar que caiga en ellos es una labor diaria.
Si aprovechamos la oportunidad para enseñarle el valor de esforzarse por lo que quiere, descubrirá la satisfacción de conseguirlo. Y si de vez en cuando nos paramos a pensar como él, descubriremos juntos el placer de las cosas pequeñas, como seguir a una mariposa o jugar al pilla pilla.
Lo mejor que podemos darle es nuestro tiempo y dedicación; elementos que le harán sentirse preparado para el futuro y feliz. Y no sólo a él.
La relación con nuestro hijo es la más impactante y altruista que tendremos.
Sus preguntas nos conectan con los valores básicos de la vida y nos inspiran para luchar por un mundo mejor.

Te presentamos una serie de valores para transmitir al niño y te indicamos la forma de hacerlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La empatía

La capacidad de identificarse con el prójimo, de sentir y comprender las emociones ajenas, existe desde bebé (un niño de 2 años es capaz de dar su chupete a otro para que no llore). Hay pautas para fomentarla en el pequeño:

- Ayudarle a conocer lo que siente. Para ser empático con los demás, el niño debe antes reconocer sus propios sentimientos. Y es algo que le enseñamos al decirle lo que observamos en él (“veo que te enfada tener que irte a la cama”).
- Ser empáticos con él en lugar de criticarle. Ridiculizar sus miedos no le ayuda. En vez de decirle “es absurdo que temas a las hormigas”, podemos decir: “sé que te dan miedo. Pero vamos a coger una para que veas que no hacen nada”.
- Preguntarle cosas que le hagan ponerse en el lugar del otro. Por ejemplo “¿cómo se sentirá María ahora que le has roto su juguete?”o “¿ves qué triste se pone Juan porque no quieres compartir con él los caramelos?”.
- Darle libros o juegos sobre emociones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La conciencia

Es la capacidad para distinguir entre el bien y el mal y actuar en consecuencia. En los tres primeros años del niño, sus padres somos su conciencia: de nosotros aprende lo que es correcto y lo que no y cuando se comporta bien es para agradarnos y evitar un castigo. A los 6 años su conciencia ya está formada y cuando es bueno lo hace para sentirse a gusto consigo mismo. Podemos favorecer su desarrollo con estas medidas:

- Elogiarle cada vez que se porte bien. Debemos explicarle el porqué de nuestro elogio, para que aprenda qué actitudes suyas son las que nos gustan.
- Corregirle cuando se porte mal. Para hacerlo de forma eficaz sirven la pausa obligada (llevarle a otro cuarto y dejarle un minuto por cada año de edad) y la retención de privilegios (“hoy no verás la tele porque has pegado a María”).
- Ser constantes y claros en las normas. Si un día le reprendemos por algo que ha hecho mal y otro día dejamos pasar la misma acción sin darle importancia, el niño no entenderá qué está bien y qué no. Conviene que le demos pocas normas, pero que éstas sean claras y no varíen.
- Leerle libros con mensaje. Con personajes buenos y malos o protagonistas que sean premiados cuando se porten bien y que no consigan lo que quieren si se portan mal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La bondad

El niño es, por naturaleza, egoísta y egocéntrico, pero tiene una capacidad innata para la bondad, para interesarse y preocuparse por los demás. Y la desarrolla gracias a nuestro ejemplo y al trato que le damos. Por eso es conveniente:

- Ayudar a otros delante de él. Hay que aprovechar las ocasiones que surjan espontáneamente para hacerlo: dejar sitio a una persona mayor en el autobús, ofrecerse a hacer un favor... Así verá esta actitud como algo natural.
- Felicitarle cuando sea bueno con otros. Debemos demostrarle nuestra satisfacción cada vez que ayude a alguien, pero también nuestro enfado si se porta mal con otras personas. Y en ambos casos debemos explicarle el porqué.
- Introducir el osito “Bonachón” en nuestra vida. Si le regalamos un osito o un muñeco con este nombre y le decimos que cuando sea bueno con los demás podrá dormir con él, le daremos un estímulo. Un truco para niños que estén en una fase conflictiva es dejar que adivinen por qué merecen dormir con Bonachón esa noche.
- Animarle a ser solidario. Enseñándole a regalar sus juguetes antiguos a niños que no tienen nada, a compartir sus cosas, acostumbrándole a reciclar para proteger el entorno...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El respeto

Consiste en demostrar que se aprecia a los demás mediante un trato considerado. Se desarrolla en el niño a medida que nosotros le tratamos con respeto, pero además hay claves para favorecer este aprendizaje:

- Escucharle con atención. Lo que ha hecho en el cole o el problema que ha tenido con su amiguito es algo importante para él. Si cuando nos lo cuenta le escuchamos con atención y le respondemos, y si cada día reservamos un tiempo sólo para él, se sentirá valorado y comprenderá cuánto le queremos.
- Imponer reglas respetuosas en la familia. Conviene que el niño sepa que en casa se habla, no se insulta. Además, es bueno acostumbrarnos a pedirle perdón cuando nos equivoquemos con él y exigirle que él haga lo mismo. Y, por último, debemos procurar que expresiones como “gracias” o “por favor” sean parte del vocabulario que utilizamos en nuestro día a día.
- Corregir sus malas actitudes. Explicándole siempre por qué razón no son correctas. Para no regañarle continuamente delante de otros, podemos acordar con él una señal que le indique que se está pasando de la raya.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La justicia

La cualidad de ser honesto y actuar de un modo ético no es algo innato y el niño debe aprenderlo: al principio, para él la justicia está relacionada con lo que recibe en comparación con otros. En torno a los 6 años conoce el concepto de la reciprocidad: te doy algo si tú me das algo a cambio. A partir de los 8 años es capaz de dar algo sin esperarnada. Para fomentarla debemos...

- Ser justos con él. Para ello es muy importante no compararle con sus hermanos ni con otros niños, aceptar que cada uno es diferente.
- Admitir nuestros errores. Si cuando nos equivocamos lo reconocemos, el niño comprenderá que todos podemos tener fallos y de este modo aprenderá a aceptar los suyos... y también los de los demás.
- Corregir sus conductas injustas. Y, como en otros casos en los que le corregimos, explicarle por qué no está actuando bien y cuál es la actitud correcta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La tolerancia

Consiste en respetar la dignidad y derechos de todas las personas, independientemente de su raza, creencias o cultura. Es esencial promoverla en nuestro hijo, ya que aunque nace sin prejuicios, sí puede contagiarse de los que circulan en su entorno. Las claves para lograrlo son:

- Empezar por nosotros mismos. Nadie ha crecido en una sociedad libre de prejuicios y si reconocemos los nuestros podremos hacer algo para liberarnos de ellos. Lo mejor es relacionarse con personas de otra raza o cultura, invitarlas a hacer algo en común, interesarse por su vida... Es en el trato a nivel personal donde desaparecen los prejuicios y comienza el enriquecimiento mutuo.
- Rodear a nuestro hijo de afecto. Y aceptarle tal y como es, con sus rasgos y con sus peculiaridades, incluso con aquellos que no nos resulten deseados (por ejemplo, el exceso de timidez o de actividad). Si no tratamos de cambiar su carácter, él aprenderá a aceptarse a sí mismo y, por ende, a los demás.
- Evitar comentarios discriminatorios. Siembran la intolerancia en el niño y sientan las bases para que de adulto no acepte la diferencia.
- Contarle cuentos sobre multiculturalidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo