¿Tu hijo sigue mojando la cama?

Ya controla el pis durante el día sin problemas, pero de noche es otra historia. Si te preocupa, tranquila: es algo bastante común a su edad.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más habitual de lo que se cree

Probablemente otras mamás te hayan comentado lo estupendo que es haber quitado por fin los pañales a sus hijos y te preguntas por qué el tuyo aún sigue necesitándolos para dormir. No debes agobiarte, es completamente normal. Alrededor de un 25% de los niños de 4 años se hacen pis en la cama durante el sueño, entre un 15% y un 20% siguen así a los 5 años y un 10% aún duermen con pañal a los 6 años.

Además, ocurre tres veces más en los varones que en las niñas debido a que su maduración es más lenta. Y es que se trata de una cuestión de tiempo: igual que algunos peques tardan más en andar o en hablar, otros necesitan más tiempo para que su sistema nervioso madure y sepa reconocer cuándo es el momento de despertarse para hacer pis.

Hasta los 5 años esta situación no se diagnostica como “enuresis nocturna”, ya que antes se considera una etapa normal del desarrollo. Pero como el fenómeno es el mismo (la falta de control de la micción durante el sueño), conocer un poco más ese trastorno te vendrá bien para descubrir por qué tu hijo sigue haciéndose pis.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hay que descubrir la causa

Hay dos tipos de enuresis: la“primaria”, en la que nunca se ha producido el control de esfínteres, y la “secundaria”, en la que sí ha existido antes un periodo prolongado en el que el niño ha estado levantándose seco.

Si el caso de tu hijo se asemeja al de la secundaria, cabría pensar que la causa no es la falta de maduración, sino otro motivo como una afección física (una infección de orina...) o algún tipo de “regresión”. Éstas se producen cuando el niño tiene un conflicto que le causa estrés y le hace volver a retomar comportamientos de cuando era más pequeño. Pregúntate si se ha producido algún cambio significativo en su vida (nacimiento de un hermano, inicio de la guardería…), aunque también puede tratarse de cualquier menudencia. La solución pasa por darle todo tu apoyo y amor para que recupere la confianza perdida.

Y tanto si su problema es de maduración como de otro tipo, tu actitud resulta fundamental: ten presente que no lo hace a propósito y que, por tanto, los castigos o los reproches no conducen a nada; incluso dificultan la solución ya que cargan al niño con mayor ansiedad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Claves para ayudarle y motivarle

Para ayudar a vuestro peque a no hacerse pis por la noche es importante evitar que beba en exceso y tome alimentos con mucho líquido durante la cena. Y además...

- Cuando tenga ganas de hacer pis por el día, pídele que aguante un ratito y que se fije en la sensación que tiene. Así aprenderá a reconocer la necesidad de orinar.
- Mientras esté orinando, dile que corte el chorro durante unos segundos; este ejercicio favorecerá el control voluntario de los esfínteres.
- Regálale un calendario y cada día que se despierte seco, dale una pegatina para colocar en la fecha correspondiente. Prométele una pequeña sorpresa si consigue una pegatina tres días seguidos y a medida que lo logre aumenta la cantidad de días.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un dato curioso

La herencia genética tiene mucho que decir en la dificultad del niño para lograr el control de la micción durante el sueño. Según la prestigiosa revista médica “Pediatrics”, los hijos con un progenitor que sufrió enuresis nocturna tendrán entre un 40% y un 45% de probabilidades de padecerla también. Y cuando son los dos padres los que la padecieron, este porcentaje aumenta hasta el 70%.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo