¿Cuándo puede un niño ir solo al colegio?

Si os lo pide y tiene edad y madurez suficientes, puede que haya llegado el momento de dejarle ir sin vosotros. Pero tenéis que tomar estas precauciones.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una decisión complicada

A todos los padres nos resulta difícil tomar la decisión de dejar que nuestro hijo vaya solo al colegio. Tememos que le ocurra algo y no estar ahí para socorrerlo, pero si no le dejamos hacerlo también nos preocupa estar cayendo en una sobreprotección excesiva, que al final merme su independencia y le impida madurar. Son sentimientos contradictorios... y completamente normales.

Si aún no es el momento...

En todo caso, a la hora de abordar este asunto es importante que tengáis claro que cada niño y cada situación son diferentes, y que la decisión debe ser solo vuestra. Puede que sintáis que vuestro hijo es aún inmaduro para su edad y todavía se despista al recorrer las calles de la ciudad; quizá viváis en una zona un tanto insegura o con una señalización de tráfico deficiente que no os da confianza...

Si por el motivo que sea decidís que aún no ha llegado el momento, no os agobiéis: esto no va a repercutir negativamente en su autonomía. Como explica Cristina García, pedagoga y directora de contenidos de Edukame,la autonomía se conforma con otros importantes aspectos de su vida cotidiana, como ordenar su habitación, organizarse la cartera del colegio, responsabilizarse de sus tareas escolares o del material de sus extraescolares, encargarse de su desayuno, de su aseo personal, etc... Son aspectos que muchos niños de 10 años, que quizá sí vayan solos al colegio, aún no ejercen”.

Pero si os estáis planteando que vuestro hijo puede tener ya la madurez suficiente para ir solo al cole y os ha pedido permiso para hacerlo, tened presentes estas claves para tomar la decisión.

¿A qué edad puede ir solo por la calle?

El único estudio que se ha hecho en España respecto a este tema, el informe Attitudes, se basó en entrevistas a 1.273 familias y mostró que el 70% de los niños nunca iban solos al colegio y que la media de edad para empezar a hacerlo era de 9,4% años.

Si tenemos que poner una edad con referencia para que el menor empiece a moverse solo por la calle, los expertos hablan de una horquilla entre los 9 y los 12 años. Francisco Alonso, el psicólogo que participó en la investigación del informe Attitudes, explica que se pone esa edad porque a partir de los 10 años un niño ya está preparado desde el punto de vista de desarrollo psicomotor para hacer el trayecto al colegio. Hasta los 7 años aún cuenta con limitaciones de campo visual y también cognitivas, a la hora de reconocer peligros que se le pueden presentar.

Su madurez como referencia

Sin embargo, mejor que una edad en concreto, hay que tomar como referencia la madurez del niño (si se muestra seguro cuando no estáis con él, si sabe identificar un peligro, si conoce las señales de tráfico y siempre las respeta, etc...). No todos los niños maduran igual y con la misma edad uno puede presentar mayor autonomía que otro.

E, independientemente de su edad y su madurez, es importante que vuestro hijo sea el que muestre la voluntad de querer ir solo y que no sea una decisión que toméis vosotros, sin contar con él, porque ya le veis preparado. 

Tened en cuenta estos factores

Vivir en el campo o en la ciudad es algo que pesa mucho a la hora de dejar que el niño salga a la calle sin ir acompañado. Según el informe Attitudes, los niños madrileños son los que empiezan a ir solos al colegio a una edad más tardía (10,9 años de media), frente a los niños gallegos (8,2%).

También influyen otros factores, como la distancia al colegio y la zona de residencia. Y es que no es lo mismo que el centro educativo esté a 300 metros de vuestra vivienda que a un kilómetro, o que la zona sea tranquila y conozcáis a los vecinos o viváis en un área en la que se han producido incidentes de violencia o robo, por ejemplo.

Otro punto esencial a tener en cuenta: las características del camino a recorrer. Por ejemplo, si el niño se va a encontrar con mucho tráfico y muchas calles por las que cruzar o va a ir por una zona peatonal.

Necesita una preparación previa

Una vez que hayáis tomado la decisión de "dejar volar" a vuestro hijo, no conviene que la llevéis a cabo de la noche a la mañana. Es necesaria una preparación previa:

- Es muy importante que enseñéis bien al niño el trayecto que tiene que realizar, mostrándole las dificultades con las que se puede encontrar y los lugares donde deberá prestar especial atención (cruces, pasos de cebra, semáforos...) y recordándole cómo debe actuar ante ellos. En definitiva, tiene que ir responsabilizándose de su propia seguridad.
- Desde unos días antes podéis ensayar cómo será esa sensación de caminar sin papá o mamá de la mano. Dejadle andar solo con sus hermanos o amigos de camino al cole, mientras vosotros seguís sus pasos caminando unos metros por detrás. Le estaréis vigilando, pero sentirá más libertad. Y le iréis preparando el camino.

Respecto a los desconocidos...

Es esencial enseñarle que no debe hacer caso a ningún desconocido/a, por muy amable que éste se muestre. Podéis ensayar en casa una escena figurada en la que alguien muy amable se le acerca y él debe decir "no gracias"  y seguir su camino e incluso, si hubiera necesidad, pedir ayuda gritando.

Es una enseñanza fundamental para su seguridad; no hace falta que viváis atemorizados ni que le metáis el susto en el cuerpo, pero sí que le hagáis saber que hay adultos que buscan hacer daño a los niños y que actúan con engaños (mostrarse muy amables, asegurarles que conocen a sus padres y les van a dar un recado para ellos, decirles que les van a enseñar algo muy chulo...).

Es vuestra responsabilidad

Por último, cuando toméis esta importante decisión, debéis tener muy presente que la responsabilidad de lo que le ocurra al niño en la calle, fuera del horario y del centro escolar, siempre es de los padres.

Hay algunos colegios que no dejan que los alumnos vayan solos; siempre deben llegar acompañados de un adulto. Pero si el centro al que acude vuestro hijo da la libertad de hacerlo, siempre debéis tomar las medidas adecuadas sobre su seguridad. Por ejemplo, avisar al colegio que el niño va a comenzar a llegar solo por las mañanas, para que en caso de ausencia puedan llamaros como protocolo de seguridad, o de que se irá solo a casa, para que le recuerden que vaya con cuidado.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo