Un estudio revelador sobre bullying

Ofrece nuevos datos sobre acoso escolar y sobre ciberbullying desde la perspectiva de los menores afectados.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los casos casi se han duplicado

Hace un año, la Fundación ANAR y la Fundación Mutua Madrileña emprendieron una campaña de concienciación contra el acoso escolar. Ahora han presentado el “II Estudio sobre bullying y ciberbullying desde la perspectiva de los menores afectados”, que revela datos tan desalentadores como que los “casos de acoso escolar casi se duplicaron en 2016 con respecto a 2015 y crecieron un 240% en los dos últimos años”.

Las conclusiones del estudio se han extraído del análisis de la base de datos de llamadas al Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes y al Teléfono ANAR del Adulto y la Familia, que en 2016 registró 1.207 casos reales de acoso escolar –uno de cada cuatro fueron de ciberacoso–, lo que supone un 87,7% más que en el año previo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El perfil de acosadores y víctimas

En el acoso escolar, los acosadores suelen ser chicos de unos 11 años (aunque esta edad oscila mucho), de la misma clase que la víctima. Y un dato preocupante: las víctimas de siete años o menos han aumentado considerablemente: 14,25 frente al 8,7% del estudio previo.

En el caso del ciberbullying, el perfil del acosador suele ser el de chicas en torno a los 13 años que actúan en grupo. Y la edad de la víctima es mayor: 13,5 años de media. Los tipos de ciberacoso más frecuentes son las agresiones verbales (52,1%), seguido de las amenazas (22,3%) y la difusión de imágenes y vídeos comprometidos (20,2%).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Algunos cambios positivos

Pero también hay conclusiones alentadoras. Una de ellas es que, según los expertos, la sociedad española es cada vez más consciente de este problema, que hasta ahora no tenía la misma repercusión mediática que otros. “Este informe denota que posiblemente estemos asistiendo a un primer paso en la resolución de un problema social: su reconocimiento por parte de todas las partes implicadas en él”, ha señalado Lorenzo Cooklin, director general de la Fundación Mutua Madrileña.

Además, ha crecido el número de personas que conocen la situación de la víctima. En el entorno escolar, por parte de directores y jefes de estudio pasa del 3,9 al 74,7%; el de padres y madres del agresor del 5,2 al 20,6% y de otros compañeros, del 5,2 al 15,2%.

El mayor conocimiento y la visibilidad del problema está ayudando a muchas víctimas a afrontarlo y reaccionar ante los acosadores. De hecho, más de la mitad de las víctimas y de sus compañeros y amigos (51,8% y 51,1%, respectivamente) se enfrentan al agresor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo