Enseña educación vial a tu hijo

A tu pequeño le atraen las luces de los semáforos, las señales de tráfico... Aprovecha su interés para enseñarle a comportarse bien como peatón y en el coche.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los peligros del tráfico

Tu hijo aún no es consciente de los peligros del tráfico, por eso todavía no le puedes pedir que se responsabilice de sus actos ni como peatón ni como pasajero (tendrás que estar siempre pendiente de él). Sin embargo, sí puedes indicarle lo que puede y lo que no puede hacer por la calle y cuando vais en coche.

En la calle, de la mano

Las reacciones de un niño son imprevisibles, por eso debe ir siempre de la mano de un adulto, y más al cruzar, al menos hasta que tenga 6 o 7 años. Es muy probable que tu hijo te pida ir solo, pero no se lo consientas. Para que no se enfade y comprenda tu empeño, explícale claramente por qué no puedes soltarle la mano, evitando dramatizar, pero siendo sincera.

Aprovecha la ocasión para recordarle qué indican los semáforos y las señales de tráfico de uso más habitual e insístele en estos aspectos:

- Jamás debe cruzar la calle él solo ni antes de que los coches estén totalmente parados, aunque el semáforo esté en verde para los peatones.
- Siempre hay que caminar hasta el paso de cebra, en lugar de cruzar por otro sitio para acortar.
- Puede jugar en los parques y en las áreas recreativas, pero nunca en la acera y mucho menos en la calzada, aunque se trate de una zona poco transitada por los coches.
- Repítele que si alguna vez se le escapa un globo o una pelota en la calle debe pedir ayuda a un adulto, no salir corriendo detrás del juguete.

Seguridad para tu hijo en el coche

En vuestros desplazamientos en coche, desde el principio llévale siempre bien sujeto en su Sistema de Retención Infantil (SRI). Y, cuando ya no lo necesite, acostúmbrale a no ir jamás sin cinturón de seguridad. No cedas a sus quejas por ir atado, ni siquiera en recorridos muy cortos, y dale buen ejemplo poniéndote tú siempre el cinturón.

Comportamiento correcto

Otros detalles fundamentales que debes recordarle en el coche son éstos:

- Dentro del vehículo no se puede molestar al conductor (no se grita, ni se dan patadas, ni se arrojan objetos), porque puede haber un accidente.
- Para prevenir sustos, debe salir del vehículo por el lado de la acera y con la ayuda de un adulto.

Cuando tenga edad para comprenderlas, es bueno que al llegar a casa repases con él el significado de las señales de tráfico que habéis visto, contéis los pasos de cebra por los que habéis cruzado, comentéis si alguien ha cometido una imprudencia... Así, poco a poco irá asimilando sus primeras lecciones de educación vial.

Y en el transporte público...

Para que también esté seguro cuando viaje en autobús, metro... ten en cuenta que el mayor porcentaje de accidentes infantiles en los transportes públicos ocurren al subir y bajar de ellos. Cuida mucho estos momentos cuando vayas con tu hijo. 

Cógele de la mano para que no meta el pie entre coche y andén si vais en el metro, ayúdale con las escaleras si vais en el autobús y una vez dentro, no le sueltes la mano hasta que esté sentado o se haya agarrado a una barra.

Las lecciones más divertidas

Para que tu hijo interiorice las normas de seguridad vial, además de repetírselas muchas veces y de darle buen ejemplo todos los días, debes procurar que tus “clases” le resulten divertidas. Lograrás que lo sean si...

- Le enseñas libros o  juegos que traten sobre el tema (si tienen alguna lección práctica, mejor)-
- Le pides ayuda para hacer un semáforo con cartulinas de colores rojo y verde o dibujáis juntos un recorrido por el que circulen sus coches y sus muñecos.
- Visitáis la web de la DGT (www.dgt.es) y miráis juntos el apartado de Recursos Didácticos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo