Fomenta así el espíritu ecológico de tu hijo

Ya puede (y debe) aprender a cuidar el medio ambiente. Pero ¿cómo enseñarle a hacerlo? Os damos 8 ideas y una regla que os ayudarán a lograrlo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Acciones cotidianas en el hogar

Los niños de hoy serán los adultos del mañana. Pero para que ese mañana sea posible, es necesario que protejamos el entorno en el que van a vivir... y que les enseñemos a hacerlo a ellos también. Lograrlo a través de pequeñas acciones que tu hijo puede llevar a cabo en el día a día es más sencillo de lo que parece.

- Predica con el ejemplo y enséñale a ahorrar agua, envases, electricidad... Actúa así:  anímale a pintar y mirar cuentos en sitios con luz natural y a encender menos la artificial. Y si usa esta, enséñale a apagarla cada vez que salga del cuarto.
- Acostúmbrale a ducharse en vez de bañarse, a cerrar el grifo mientras se cepilla los dientes o se enjabona el cuerpo, a no ponerse en el vaso más agua de la que quiere beber y, si le sobra algo, utilizarla para regar las plantas... Y si en vuestro wc la cisterna tiene dos botones, dile que use el más pequeño.
- Explícale que las pilas usadas de sus juguetes se guardan en un cajón y luego se llevan a un sitio especial para que no contaminen.
- Pon en cada cubo de basura pegatinas del color correspondiente (Amarillo-plásticos y latas; Azul-papel y cartón; Verde-vidrio...). Así aprenderá los colores del reciclaje.
- Lee con él cuentos educativos. Seguro que a tu hijo le encanta ver cuentos contigo. Aprovecha para leerle algunos que le enseñen a respetar el entorno, como “El gran libro de la Ecología” y “El capitán Verdeman”, ambos de Ed. Juventud

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Y fuera de casa

También es importante que fomentes su amor y su cuidado al entorno cuando salgáis.

- Enséñale a respetar la naturaleza. Dile que en el campo no debe tirar papeles al suelo o al río, romper ramas de los árboles, arrancar flores, pisar las plantas, matar a las hormigas o a las arañas...
- Siempre que podáis, intentad ir a los sitios andando, en bicicleta o en transporte público para contaminar menos.
- En la compra, proponle elegir los productos que tengan menos embalaje. Y llevad una bolsa de casa, en lugar de pedir una de plástico en la tienda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La regla de las 3 R

La regla de las 3 Erres (R + R + R)  es fácil de memorizar para los niños:

- Reducir. Consiste en utilizar menos cosas (hojas de papel, botellas de plástico...) para generar menos residuos, pero también en limitar, por ejemplo, la cantidad de agua o el tiempo que la tele está encendida.
- Reutilizar. Cajas de zapatos convertidas en jugueteros, rollos de papel de wc transformados en cuerpos de marionetas... Hay muchas formas de dar una segunda vida a las cosas.
- Reciclar. Cada envase, al cubo correspondiente. Está en la edad ideal para aprender a qué corresponde cada color..

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo