Y ahora... ¡sin pañales!

Empezar a controlar los esfínteres y a utilizar el orinal es un paso normal en la evolución de tu hijo, pero puede requerir un poquito de ayuda y mucha paciencia por tu parte.

El desarrollo evolutivo de los niños no se detiene (salvo que exista alguna patología) y tu hijo aprenderá a controlar los esfínteres y dejará de necesitar pañales tarde o temprano. Pero el hecho de que se trate de un proceso natural no quita para que tú puedas poner los medios a la hora de hacérselo más fácil. Tu actitud será determinante y seguro que este nuevo reto que afronta tu hijo te genera algunas dudas. Te ayudamos a resolverlas respondiendo a las preguntas que con más frecuencia se plantean los padres.   

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cómo sabré si mi hijo está preparado?

La capacidad física de controlar los esfínteres aparece hacia los 2 años de edad. Sin embargo, para saber si tu hijo está preparado para dejar los pañales tienes que fijarte en otros factores importantes. Si tu peque ya sabe andar desde hace seis o siete meses, has notado que cuando tiene ganas de hacer pis o caca lo manifiesta de alguna manera (se pone nervioso, se toca el pañal, junta y aprieta las piernas...), aguanta más de una hora con el pañal seco y es capaz de sentarse y levantarse solo del orinal, entonces sí está listo para el aprendizaje. Otra señal significativa es que te avise cuando tenga el pañal sucio para que le cambies.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Anímale así a dar el paso

La mejor forma de que un niño adquiera un nuevo aprendizaje es implicarle; si ve que confías en él, se sentirá motivado. Para animar a tu hijo a usar orinal:
• Id juntos a comprarlo, deja que te ayude a elegirlo y déjaselo en su cuarto unos días, como un juguete.
• Puedes comprar otro más pequeño para sus muñecos y enseñarle cómo lo usan.
• Explícale para qué sirve y dile que es como el váter que usas tú y que ahora él tiene uno, porque ya es mayor.
• Cuando le quites el pañal, vístele con ropa que le permita apañarse solo (pantalones sin botón y camiseta en lugar de body) a la hora de ir al baño.
• Felicítale cada vez que utilice el orinal o el váter.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Hay algún momento mejor que otro para empezar a quitárselo?

Además de las señales comentadas, un factor decisivo es contar con su colaboración. Si tu hijo se niega a sentarse en el orinal o llora por no llevar el pañal es mejor esperar. Aprenderá más rápido y mejor si tienes paciencia y no le fuerzas. Empieza por leerle cuentos sobre el tema y por favorecer su autonomía y la confianza en sí mismo. Es preferible que el momento no coincida con cambios importantes en la vida del niño que podrían interferir psicológicamente (cambio de habitación, otra guardería…). Los nuevos retos, mejor de uno en uno; es cuestión de esperar unas semanas a que se haya adaptado a la nueva situación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Puedo quitárselo en casa y ponérselo cuando salgamos, por si acaso?

Si tu peque está preparado y habéis iniciado el aprendizaje, es mejor ser constantes, de lo contrario el niño podría llegar a pensar que en determinadas circunstancias es normal hacerse pis encima. Lo mejor es no ponérselo y llevar una muda por si acaso. No obstante, si tenéis que pasar mucho tiempo fuera y prevés que un escape podría ser un problema, puedes ponerle una braga-pañal; pero actúa como si llevara ropa interior normal, es decir, pregúntale con frecuencia si tiene que ir al baño y llévale de vez en cuando aunque él no te lo pida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Conviene que le siente yo en el orinal o debo esperar a que él me avise?

El método que emplees en este aprendizaje depende principalmente de la forma en que reaccione tu hijo. Si participa activamente avisándote o incluso acudiendo él solo al baño cuando tiene necesidad, entonces lógicamente puedes dejarle que vaya cuando quiera. Si se muestra colaborativo pero sólo usa el orinal si tú se lo recuerdas, empieza por pedirle que se siente aproximadamente cada hora y media, durante dos o tres minutos. Si no hace nada, dile: “se ve que no tenías ganas de hacer pipí, avísame cuando las tengas”. Poco a poco ve distanciando hasta las tres horas las veces que le sientas. Verás cómo pronto se implica más activamente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cuándo podré quitarle el de la noche?

El control de los esfínteres durante el sueño tarda más en alcanzarse que el control diurno. Lo normal es que necesite seguir usando el pañal por las noches durante bastantes meses (o incluso años) después de haber dominado el control de día. Para saber si ya puedes quitarle el pañal nocturno, fíjate en si se levanta seco; cuando lo haga entre tres y cinco noches seguidas será el momento adecuado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Por qué algunos días controla bien el pis y otros tiene escapes?

Además de cuestiones diversas, como que pueda estar malito de la tripa o haber bebido mucho, a los niños les afectan los cambios en el ambiente y las circunstancias más que a los adultos y cualquier pequeño trastorno puede interferir en su capacidad de prestar atención a las señales de su cuerpo. Lo importante es no regañarle por ello y mostrarle confianza en que la próxima vez se dará cuenta a tiempo. Además, como en todo aprendizaje, es normal que se cometan errores. Ten en cuenta que el control completo de los esfínteres a veces no se alcanza hasta los 4 años durante el día y hasta los 6 o 7 años por la noche.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Es bueno darle algún juguete para que se entretenga mientras está en el orinal?

Es importante que tu hijo comprenda que lo que tú esperas de él es que utilice el orinal para depositar algo, no que simplemente se quede allí sentado. Algunos expertos consideran que un juguete distrae al niño de la verdadera finalidad. Personalmente creo que no tiene importancia que tenga un juguete en la mano, siempre que tenga claro el objetivo. Y para ello hay que evitar que se quede largo rato sentado sobre el orinal. Cinco minutos debería ser el máximo, y recordándole con frases como “¿has hecho pipí/caca?” el motivo por el que está sentado ahí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Por qué llora cuando vacío el orinal?

Algunos niños confunden el motivo de la alegría de sus papás y creen que lo que se celebra es el “regalo” que hay dentro del orinal, y no el acto de usarlo;  por eso se entristecen al deshacernos de él. Dile que lo que te hace feliz es que sea tan mayor y ya no necesite pañales y explícale que tú cuando vas al baño también tiras de la cadena para limpiar el inodoro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Orinal o adaptador?

La mejor estrategia será la que más motive a tu peque. A la mayoría les resulta más fácil empezar con un orinal por la comodidad de sentarse sin que les cuelguen los pies. Además, algunos niños pueden sentir miedo de “colarse” por el inodoro. No obstante, hay que tener en cuenta que la principal forma de aprendizaje de los niños es la imitación, y por eso algunos quieren usar desde el principio el mismo inodoro que papá y mamá. Si es el caso de tu hijo, aprovecha esa motivación y cómprale un adaptador infantil para la taza del váter, así como un tabutere bajito para que apoye los pies.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo