La jardinería, un buen método educativo

Enseñar a los niños a cuidar un jardín o un huerto es una tendencia educativa que está empezando a implantarse en colegios. ¿Quieres saber qué aporta a tu hijo y aprovechar sus beneficios también en casa?

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una nueva tendencia

¿Has probado a plantar unas semillas con tu hijo y enseñarle a cuidarlas y ver cómo crecen? Además de una actividad que encanta a los más pequeños, es una tendencia educativa que está implantándose en muchos países.

También en España

Por ejemplo, a partir del próximo año Reino Unido incluirá la jardinería y la horticultura en el currículo oficial en colegios de Infantil, Primaria y Secundaria.

En España algunos centros cuentan con huertos ecológicos, normalmente dentro de la oferta de clases extraescolares.

Y hay  iniciativas como la de Mamaterra, que fomenta a través de diferentes actividades la educación a partir del huerto escolar, la alimentación, la salud y el consumo responsable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Múltiples beneficios

“La jardinería juega un papel muy importante en nuestra salud, bienestar y en el entendimiento de cuestiones medioambientales y alimenticias”, explica Sue Biggs, directora general de la Royal Horticultural Society (RHS).

“Por otro lado –abunda– ayuda a los niños a desarrollar habilidades que necesitarán en el futuro en su carrera laboral”.

Fomenta muchos valores

Un estudio realizado por RHS en más de 6.000 colegios infantiles demuestra que esta práctica fomenta el pensamiento independiente, el entendimiento del entorno, la responsabilidad, la comunicación, el trabajo en equipo y un estilo de vida más activo y saludable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
También en vuestro hogar

Hayan puesto en marcha o no esta iniciativa en el colegio de tu hijo, también podéis aprovechar sus beneficios en casa. Hacerlo reforzará vuestros lazos afectivos y ayudará a tu pequeño a consolidar conocimientos y a adquirir otros.

Cómo decidir qué plantar

- Ten en cuenta el espacio. Si tenéis un balcón o terraza plantad en macetas tubérculos o verduras resistentes al frío (patatas, espinacas, fresas o guisantes), tapándolas en las heladas. En el interior podéis cosechar plantas que ocupen poco sin considerar la temporada (pimientos dulces, tomates cherry, rúcula...).
- Elige opciones fáciles. Las hierbas aromáticas son ideales para principiantes: crecen deprisa, ocupan poco y puedes usarlas para aderezar los platos de pasta del niño. En interior, albahaca, perejil y cilantro. Y en exterior, orégano y romero tienen el éxito asegurado.
- Busca resultados rápidos. Para que tu hijo no se aburra y vea pronto el crecimiento de la planta utilizad semillas de crecimiento rápido, de venta en los centros de jardinería.
- Asegura la cosecha. Si usáis semillas convencionales, germinadlas antes. Ponedlas en un papel de cocina humedecido o en un tarro de cristal con un algodón mojado en el fondo y dejadlas en un sitio oscuro y cálido. Cuando brote la raíz, plantadlas ya en la maceta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lugares prácticos y originales

Pero además, la jardinería puede ser una buena forma de enseñar a tu hijo a reciclar y reutilizar. Así, en lugar de la clásica maceta, proponle usar para sus plantas botellas de plástico, contenedores de yogures, palés de madera, una bota katiuska... (eso sí, no olvidéis hacer agujeros en la base de estas “macetas” para que el agua pueda drenar).

Otras ideas

También podéis hacer vuestro propio abono colocando los residuos orgánicos (mondas de patatas, cáscaras de huevos, piel de fruta...)  en un pequeño cubo con tierra.

Y si lo que te preocupa es no tener espacio para las macetas, ¿por qué no creáis un “huerto vertical” y decoráis una pared con una hilera de latas o pequeños contenedores con hierbas aromáticas o frutas pequeñas?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La mejor época para cada planta

Si vais a crear un huerto en el exterior, debéis tener en cuenta la época adecuada para plantar cada semilla y cuánto tardará en dar fruto.

Tardan menos de 3 meses en salir

Plantad en marzo patatas y zanahorias, pepinos entre marzo y abril y lechugas y espinacas hasta junio.

Tardan de 3 a 6 meses

Plantad tomates y habas de febrero a abril, maíz en mayo y cebollas en septiembre.

Tardan 12 meses

Los puerros y las coles de Bruselas se deben plantar entre febrero y marzo, los nabos entre marzo y abril. Para plantar brécol tenéis tiempo hasta julio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
De la maceta a la mesa

La idea es plantar alimentos que luego podáis comer.

- Patatas. Poned una patata vieja a la que le hayan salido brotes en una maceta con tierra, a unos 8 cm de profundidad. Podréis recolectar desde que al tallo le salgan flores.
- Tomates. Sacad las semillas de un tomate cherry maduro, enjuagadlas en un colador y ponedlas en la superficie del tiesto, cubiertas solamente por un puñadito de tierra.
- Lentejas. Plantadlas y esperad tres meses a que crezcan las vainas. Cuando estén grandes arrancadlas y dejad secar las legumbres en un sitio soleado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo