Cómo enseñar a hacer amigos a los niños

Las pautas para enseñar a sociabilizar con los demás.

Para un adulto, conservar a los amigos es una habilidad tan difícil como aprender a hacerlos cuando eres niño. Ambas competencias entran dentro de la llamada ‘inteligencia emocional’, y esta capacidad se empieza a adquirir casi desde el nacimiento. En un mundo ideal, los niños deberían ir desarrollando habilidades por sí mismos y poco a poco; pero vamos contra reloj: en septiembre empieza el cole o la guarde, así que hay que espabilar. Hasta ahora tu peque ha tenido siempre tu apoyo cuando quería jugar con un niño en el parque, para quedar con hijos de amigos en casa, para socializar con los vecinos...

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Con el nuevo curso empieza una etapa en la que pasará horas fuera de tu influencia y ayuda, y cuyo principal objetivo será aprender a socializar, a madurar y a hacerse más independiente. Le has enseñado a pedir las cosas por favor, a ir al baño solo o a decir su nombre, olvida esas nimiedades y céntrate en lo que le va a importar a partir de ahora: aprender a hacer amigos, a jugar con los demás, a sentirse bien en grupo aunque, a ratos, juegue solo... Cuando tienes menos de 5 años, estas son las estrategias sociales que te hacen la vida más fácil:

Lección 1: Unirse a la acción

Estáis en el parque al lado de un grupo de niños y a tu hijo se le van los ojos... ¿cómo unirse a ellos? Más efectivo que el “¿puedo jugar?”, que a veces no abre ninguna puerta, es animarle a sumergirse en la acción: hacer un castillo relativamente cerca y proponer unirlos, brindarse a ir a por agua cuando se ha terminado, prestar una pala especial... Jugar al lado, la mayoría de las veces, termina convirtiéndose en jugar juntos.

Lección 2: Seguir las normas

¿Cuántas veces te ha ocurrido que, ante la situación de no adaptarse al juego con otros niños (hijos de amigos, conocidos...), tu peque ha empezado a portarse mal? Es perfecto que le entiendas (son celos, inseguridad, falta de habilidad para relacionarse...), pero también tienes que hacerle saber que sus acciones tienen consecuencias. Si todos estáis en el zoo y él coge una rabieta, los demás no podrán ver la exhibición de rapaces para la que se requiere silencio o no podrán disfrutar con tranquilidad de los animales. Un peque que está en el cole tiene que entender que, a partir de ahora, cómo se comporte en público afectará a la vida de los demás y a las ganas que los otros tengan de jugar con él. ¡Explícaselo!

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Lección 3: Solucionar conflictos

En un grupo de cuatro niños siempre llega un momento en el que todos quieren el mismo juguete, ¿a que sí? Son pruebas duras en las que algunos terminan llorando. En el mundo bebé hay que respetar el deseo de tu hijo de prestar o no prestar sus cosas. Pero si tu hijo va a vivir, a diario, situaciones de este tipo, va a ser más fácil que se acostumbre a usar cosas junto con otros. Intenta que los niños lleguen a un acuerdo, pero si no son capaces, propón tú soluciones: “¿qué tal si pongo el cronómetro del móvil y cuando suene el cochecito pasa al siguiente?”. Para un adulto encontrar una solución a este problema es sencillo; pero que le transmitas a tu hijo cómo hacerlo, será tu mejor logro.

Lección 4: Pedir perdón

Seguro que te suena: tu hijo se tira demasiado rápido por el tobogán y, accidentalmente, empuja a otro niño que se cae y empieza a llorar acusándole... Tu misión aquí es clara: tranquilizar a tu peque para que no esté triste y animarle a ser solidario. Puedes decirle: “Ya sé que no ha sido culpa tuya, pero ese niño se sentiría mejor si le pides perdón por el accidente y le ayudas a limpiarse”. ¡Ya está listo para solucionar ese tipo de problemas en la guardería!

ADEMÁS... Descubre cómo hacen amigos los niños

Publicidad - Sigue leyendo debajo