Cómo preparar a tu hijo si va al colegio por primera vez

Empezar la escuela infantil será un paso importante para nuestro hijo, pero con las pautas que te damos, su adaptación a la nueva etapa será todo un éxito.

Comenzar a ir a la escuela infantil es un gran paso para nuestro pequeño, además de un cambio importante que no tiene por qué ser fácil para todos. Salir de casa y llegar a un lugar lleno de niños y personas desconocidas es una circunstancia que puede desorientarle un poco.

Pero este momento tan importante no es complicado solo para los niños, sino también para los padres, que tememos por que nuestros pequeños no se adapten, lloren, lo pasen mal… Sin embargo, debemos tener en cuenta que es una etapa fundamental para el desarrollo de nuestro pequeño y que a través de la ayuda profesionales empezará a conocer el mundo y a relacionarse con personitas de su edad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los expertos difieren sobre la edad idónea para que los niños comiencen preescolar, aunque por lo general es una cuestión que depende mucho de las necesidades de la familia. Debemos tener en cuenta que la edad será un factor positivo o negativo a la hora de que el niño asuma la nueva rutina, además de la forma en que esté educado y su personalidad. Por ejemplo, si está demasiado sobreprotegido le será mucho más difícil desenvolverse en ambientes desconocidos. Aun así, los tres años es una buena edad para dar este paso pues los niños comienzan a ser capaces de comunicarse y de afrontar pequeñas situaciones, aunque todo depende del grado de autonomía que posea el pequeño.

De forma progresiva

En primer lugar, debemos tener en cuenta que empezar el colegio requiere un proceso de adaptación. Es normal que al principio nuestro pequeño muestre su desconformidad con la nueva situación a través de pataletas o conductas regresivas en algunos hábitos que ya había adquirido: no hacerse pis en la cama, comer solos… También pueden mostrar problemas para dormir, para comer o simplemente negarse a ir a la escuela. En los casos más extremos, pueden incluso presentar vómitos, aprehensión… síntomas de lo que se conoce como fobia escolar.

La causa de este tipo de conductas es que los pequeños tienen miedo a separarse de sus padres y salir de su zona de confort.

Cómo prepararle

Hemos de pensar en esta situación incluso antes de su llegada y educar a los niños para que sean seguros y capaces de separarse de sus padres e incluso de los lugares conocidos. Aunque cada niño es un mundo y el proceso de cada uno será diferente, sí que podemos llevar a cabo una serie de prácticas que le ayudarán a dar este paso. Por ejemplo, debemos hablar con nuestro hijo y explicarle los puntos positivos del colegio: conocerá a gente de su edad, jugará con ellos, se divertirá…

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una buena idea es visitar la escuela antes de que el niño empiece a ir de forma regular para que conozca a las personas que van a estar a su cargo y se vaya familiarizando con el entorno. Por otra parte, la primera semana no es recomendable que el pequeño esté en el colegio durante toda la jornada, sino que lo mejor es que vaya unas pocas horas al día y se vayan ampliando a lo largo de los días hasta cumplir con el horario previsto. Además, dejar que se lleven su juguete favorito también les dará seguridad para afrontar la nueva rutina y les ayudará a no sentirse solos. En el colegio os irán dando las pautas a seguir y no dudes en preguntar todo lo que consideres importante para vosotros.

Y ADEMÁS...Facilítale la vuelta al cole

Publicidad - Sigue leyendo debajo