Cómo reorganizar la rutina familiar durante las vacaciones de los niños

Durante prácticamente tres meses, tus hijos podrán descansar y realizar actividades para las que habitualmente no tienen tiempo durante el resto del año.

Que los niños terminen el colegio implica un cambio importante en la organización familiar: cambian los horarios, hay más horas de luz y hay que instaurar nuevas rutinas familiares en nuestro día a día si no queremos que reine el caos en casa. Para ello hay que establecer unas nuevas rutinas que ayuden a nuestros hijos a hijos a ocupar y aprovechar el tiempo disponible.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Rita Alonso, fundadora de la app Dommuss qpara organizarte en familia, nos da cinco consejos para ayudarnos en esta nueva situación.

  • Reorganizar las tareas domésticas. Ahora los niños tienen más tiempo, por lo que es buena ocasión para que se acostumbren a ayudar en casa. Hacer su cama por la mañana, colaborar en poner la mesa, ayudar a doblar la ropa, etc. Rita recomienda organizar un calendario con labores y responsabilidades acordes con su edad y, para motivarles, se les puede ofrecer algún tipo de premio si cumplen correctamente sus nuevas obligaciones.
    • Organizar las comidas y cenas. Muchos niños comen fuera de casa durante el curso, por lo que en muchos hogares hay que organizar una nueva rutina para la preparación de las comidas. Rita Alonso recomienda que diseñemos un menú, consensuado con los niños, para toda la semana. De esta forma podremos anticipar la compra y no tendremos que ir pensando qué comer cada día. Ahorraremos tiempo y ganaremos tranquilidad. En la aplicación Dommuss contamos con un módulo para anotar el menú semanal, al que pueden acceder todos los miembros de la familia. Además, incluye sugerencias sobre menús semanales fáciles de preparar y pensados para una comida sana.
      • Preparar un horario de actividades. Los chicos están acostumbrados a que en el colegio se alternen actividades con horas lectivas. Siguiendo un modelo similar se pueden alternar momentos de obligaciones para ayudar en las labores del hogar, con momentos para pintar, realizar manualidades o practicar algún deporte. Después de comer, es buen momento para que disfruten de sus videojuegos o vean dibujos animados en la tele. A última hora de la tarde, cuando cede el calor, realizar un paseo en familia es muy recomendable.
        Publicidad - Sigue leyendo debajo
        • Si no pueden quedarse en casa, apúntales a campamentos. Si por circunstancias familiares no pueden quedarse en casa, hay un gran abanico de campamentos públicos o privados, en colegios, clubs, instituciones municipales, etc., que pueden resultar una buena solución en la que los niños podrán divertirse, aprender, hacer deporte y conocer nuevos amigos.
          • Aprovechar para aprender. Tanto campamentos o actividades en casa, deben enfocarse hacia las aficiones del niño (deportes, música, pintura) es muy bueno que las actividades giren hacía temas que les interesen. También es una buena oportunidad para que aprendan o practiquen idiomas, por ejemplo, que las actividades y juegos se realicen siempre en inglés.

            Y no nos olvidemos de que aburrirse es bueno para los niños. La creadora de Dommuss plantea que la idea de tener rutinas y horarios tiene por objetivo que todo esté organizado y fluya de forma natural, no para incrementar las obligaciones. Durante las vacaciones, los niños necesitan tiempo para la creatividad e, incluso, el aburrimiento, ese sentimiento de liviandad y felicidad que se genera en las vacaciones infantiles es algo que se recuerda toda la vida.

            ADEMÁS... La importante razón por la que los niños necesitan rutinas

            Publicidad - Sigue leyendo debajo