Las diferencias entre pesadillas y terrores nocturnos en niños

Tu hijo dormía perfectamente, pero ahora se despierta por las noches asustados. Tranquila, te contamos a qué se debe y cómo actuar para ayudarle a superarlo.

image
D.R.

A lo largo de sus primeros años de vida tu hijo pasa por distintas etapas evolutivas en las que se enfrentará a distintos problemas. Uno de ellos, que suele preocupar a los padres, tiene que ver con los miedos, sobre todos los nocturnos. Hay una buena noticia y es que normalmente son transitorios, terminan superándolos y les ayudan a madurar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tanto las pesadillas como los terrores nocturnos coinciden con los años en los que en los juegos de los niños aparecen dinosaurios, dragones, monstruos y personajes que cuando se cuelan en los sueños pueden causar angustia.

Pero ¿cómo saber si lo que padece tu hijo de noche es una pesadilla o un terror nocturno? Ambos se producen entre los 3 y los 6 años de edad y suelen estar relacionados con sus vivencias del día. Pero son diferentes. Estas son las características de una y otro y así hay que actuar en cada caso:

Pesadillas:

* Se dan entre las 4 y las 6 de la mañana.

* El niño se despierta asustado y llorando.

* Es capaz de reconocer lo que ha pasado, razonar y hasta contarte el mal sueño.

¿La solución? Dar al peque consuelo y tranquilidad.

Terrores nocturnos:

* Se dan entre la 1 y las 3 de la mañana.

* El niño parece despierto, pero no lo está del todo.

* Después no recuerda lo que ha soñado.

¿La solución? Abrazarle y quedarte con tu niño hasta que se vuelva a dormir.

ADEMÁS

--> Cómo tratar a tu hijo tras una pesadilla o un terror nocturno

Publicidad - Sigue leyendo debajo