Las señales que indican que tu hijo necesita ir al logopeda

Aprender a hablar es un proceso progresivo y lento en el que hay que tener paciencia. Te contamos cuándo acudir a un especialista por si sospechas que tu hijo necesite ayuda.

El lenguaje es una herramienta fundamental para el ser humano, nos permite comunicar a nuestro entorno lo que pensamos, sentimos o deseamos, además, es la herramienta con la que vamos adquiriendo los conocimientos con los cuales nos vamos a desenvolver en la vida.

El lenguaje aparece cuando somos bebés y a los seis meses ya conocemos los sonidos básicos de la lengua, aunque todavía no seamos capaces de utilizarlos para comunicarnos con nuestros padres. Es un proceso más o menos lento en el que el niño va experimentando, probando a decir palabras y comprobando el efecto que producen en sus interlocutores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Es normal que en sus primeros intentos el bebé cometa errores de pronunciación y hasta los cinco años de vida no se puede esperar que un niño hable correctamente. Las primeras palabras con significado pueden aparecer alrededor de los 12 meses. A partir de esa edad van incorporando vocabulario y a partir de los 2 años pueden comenzar a hilvanar frases de más de dos palabras. A partir de los 36 meses el incremento del número de palabras que utiliza es progresivo y sus frases cada vez son más largas y con menores dificultades de pronunciación.

Nuestra labor como padres es asistir a este desarrollo colaborando con su crecimiento. Ante los errores de pronunciación, hay unas normas básicas que conviene recordar: no fomentar el error hablando como él, no forzarle a corregir pero sí repetir nosotros la palabra bien pronunciada para que la escuche, hablar con él y animarle a que nos cuente su experiencia del día a día, leer cuentos juntos y fomentar su autoestima haciendo que se sienta seguro comunicándose con nosotros.

Cada niño es un mundo y el desarrollo del lenguaje no es igual para todos, pero si a partir de los cinco años se mantienen errores de pronunciación tendremos que acudir a un logopeda para que evalúe la situación y adopte las medidas correctoras que sean necesarias. El problema puede obedecer a una dislalia funcional, que se da cuando el niño presenta dificultades en la articulación, o a una dislalia auditiva, que se da cuando por problemas de audición el niño no pronuncia correctamente. En todo caso, será el especialista quien nos podrá orientar para corregir esta situación.

Aunque los cinco años es la frontera en la que empezar a preocuparnos, también pueden aparecer síntomas que nos pongan en alerta antes de esa edad:

Publicidad - Sigue leyendo debajo

- Si en los primeros 18 meses no llora, si no balbucea, si no responde a su nombre.

- Si hasta los 2 años no conoce ninguna palabra, si prefiere usar gestos en lugar de hablar o no señala para pedir.

- Si a los 3 años no asocia 2 palabras, si no sigue las instrucciones verbales, si se frustra al intentar comunicarse con nosotros.

- Si a los 4 años su lenguaje no es inteligible, si tiene problemas para emitir frases cortas, si parece no entender cuando le hablamos o si no es capaz de contar sus experiencias.

Si observamos estos síntomas durante el desarrollo del lenguaje del niño puede ser necesario que adelantemos nuestra consulta a logopeda sin esperar hasta los 5 años. En todo caso, siempre hay que tener paciencia y recordar que lo importante es que al final el niño sea capaz de comunicarse de forma eficaz, por mucho que tarde en conseguirlo.

ADEMÁS... Juegos para enseñar a hablar a tu bebé

Publicidad - Sigue leyendo debajo