Mascotas y niños ¿cuál es la adecuada en cada edad?

En función de la edad de nuestros pequeños, será más adecuado escoger una mascota u otra para que nos acompañe en nuestro hogar.

Muchos psicólogos coinciden: las mascotas son beneficiosas para toda la familia ya que aumentan la empatía, el amor a la naturaleza y el sentido de responsabilidad. Los niños aprenden que no están solos y a que otros seres vivos dependen de ellos, mejorando así su autoestima y su responsabilidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ahora bien, el tipo de mascota a tener en casa hay que decidirlo en función del grado de responsabilidad que tenga el niño. Existen unos parámetros de edad que pueden servirnos de referencia. Además, no olvidemos que en último caso la responsabilidad final sobre la mascota recae sobre nosotros, los padres. Si por cualquier causa nuestro hijo no acaba haciéndose cargo de la mascota, seremos nosotros quienes tendremos que atenderla. Estamos hablando de un ser vivo que no puede ser tratado como un juguete roto.

Antes de tomar la decisión, debemos hablar con nuestros hijos sobre qué animal vamos a traer a casa y qué grado de compromiso va a ser el suyo en cuanto a la participación en sus cuidados. Esta necesidad de compromiso por parte del niño descarta a los menores de cuatro años. Antes de esa edad no son capaces de asumir deberes de forma consciente y sería un peligro para ellos y para las mascotas.

De 4 a 7 años

En esta etapa la mascota ideal es la que no precise mucha dedicación por parte del niño. Hablamos de animales que pasen la mayor parte de su tiempo en una jaula y que puedan desarrollar su actividad de forma autónoma. Por ejemplo, los hámsteres son ideales en esas edades. El niño puede participar en la limpieza de la jaula, ponerles la comida y divertirse con sus juegos sin necesidad de participar en ellos. Las tortugas también pueden ser una buena opción a esas edades, pero si elegimos las que requieren de un terrario, el grado de compromiso del adulto tiene que ser mayor.

De 7 a 10 años

A partir de los siete años podemos pensar en un gato, pero no olvidemos que estamos hablando de un animal con mucha personalidad que no va a permitir algunos juegos. El carácter del niño y la experiencia de los padres con estos pequeños felinos determinarán si es la mascota adecuada. A esa edad también son buenas compañeras algunas aves. Los periquitos y loros les encantan a los niños y les ayudan a tener paciencia y a mejorar su dicción mientras los enseñan a hablar. Las cobayas, aunque son roedores y exista la creencia de que viven en jaulas, son animales gregarios que viven en comunidad y por tanto hay que tener dos. No pueden estar encerrados en jaula ya que necesitan estar sueltos en un espacio amplio, aunque son, en general, limpios y sí hacen sus necesidades y comen en su propio recinto. Son perfectos compañeros para esta etapa ya que interactúan con los humanos y son capaces de aprender muchos juegos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A partir de los 10 años

Con diez o más años puede ser el momento del perro, animal de compañía por excelencia que, sea cual sea su tamaño se gana a pulso el calificativo de mejor amigo del hombre. Es importante acertar con la raza y tener claro que seremos capaces de atender a sus necesidades de paseo e interacción con la familia.

En realidad, los perros pueden compartir la vivienda con niños de cualquier edad, pero la responsabilidad que conlleva ser su “amo” no podemos dejarla en sus manos a no ser que estén preparados para ello.

Hemos de concienciarnos de que tener una mascota en casa no es solo cosa de niños, los padres tienen que estar implicados y ser los responsables últimos. No son juguetes, si no seres vivos que requieren calor y cariño, y que además, nos lo van a devolver centuplicados.

ADEMÁS... Beneficios de tener una mascota en casa

Publicidad - Sigue leyendo debajo