Los beneficios del teatro para los niños

Participar en obras de teatro puede ser muy beneficioso para el desarrollo de tu hijo. Descubre las capacidades y los valores que aprenderá sobre el escenario.

¿Tu hijo es tímido o tiene problemas para relacionarse con otros niños? Si sufre contradicciones de este tipo, o simplemente quieres que se divierta y se desarrolle a la vez, plantéale que participe en algún taller de teatro. Se trata de una actividad extraescolar que aporta muchos beneficios a nuestro hijo y le ayuda a integrarse en el grupo de forma natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cuando asistimos a una obra de fin de curso en la que participa nuestro hijo, no solo estamos incrementando nuestro orgullo por él, sino que estamos viendo cómo nuestro hijo ha participado en la obtención de un objetivo conjunto y ha sido capaz de cooperar con sus compañeros para su consecución.

A partir de los cuatro/cinco años, nuestro hijo tiene la capacidad de lenguaje y memoria necesaria para participar en obras de teatro con sus compañeros. No se trata de crear un artista, si no de permitirle que se beneficie de las ventajas que ofrece esta actividad, que, entre otras, son:

  • Reforzar su capacidad de estudio. La utilización de la lectura y el lenguaje para su diversión y para conseguir objetivos junto con otros niños, les ayudará a utilizar estas herramientas en su labor diaria.
  • Potenciar su memoria. A la vez que aprende a retener cómo tiene que actuar o participar, estará mejorando su memoria para el resto de sus actividades.
  • Aprender la importancia de la disciplina y constancia en el trabajo para la consecución de sus objetivos.
  • Desenvolverse ante el público. Le predispondrá a compartir sus ideas y expresarlas sin temor ante los demás.
  • Mejorar la concentración y la capacidad de atención ante las cosas.
  • Inculcar valores. Conseguir un objetivo conjunto le enseñará a respetar a sus compañeros y a convivir con el grupo.
  • Conseguir que conozcan y controlen sus emociones a través de la reflexión interna.
  • Estimular la imaginación y la creatividad a través del fomento del uso de sus sentidos y de ejercitar su pensamiento.
  • Mejorar su autoestima haciendo que los niños se sientan más seguros de sí mismos cada vez que se suben al escenario y les despiden con aplausos.

    En definitiva, el teatro es una manera de conjugar diversión y educación, ya que mientras juegan, mejoran sus habilidades y su capacidad de relación con el entorno.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo