Qué hacer cuando tu hijo es el ‘malo’ y las demás madres no quieren que sus hijos jueguen con él

Si tu hijo no sabe cómo sociabilizar con otros niños porque todavía no sabe gestionar sus emocionas o es el pegón de la clase, toma nota para ver cómo puedes ayudarle.

Puede suceder que nuestro hijo no sepa relacionarse con otros niños, poco dado a compartir juguetes, demasiado inclinado a realizar actividades de riesgo o incluso, que sea pegón, como consecuencia, las demás madres pueden tomar la decisión de evitar que sus hijos jueguen con el nuestro. Ante esta situación, conviene que intervengamos a la mayor brevedad para evitar males mayores.

Analiza la situación

Es necesario que hagamos una reflexión sobre la actuación de nuestro hijo. Debemos intentar ponernos en su lugar y averiguar las causas que hacen que se comporte de una forma no amigable con sus compañeros de juego.

Habla con las madres de sus compañeros

Antes de adoptar una actitud sobreprotectora con nuestro hijo, es bueno que las madres de los otros niños nos cuenten su propio punto de vista y cómo perciben sus hijos al nuestro.

Habla con tu hijo

Déjale que se exprese en la medida de lo posible, que te cuente sus razones para tener una actitud poco sociable, que sienta tu cariño y apoyo pero que comprenda que para él será más divertido jugar con niños de su edad e integrarse en actividades compartidas.

Procura enseñarle juegos en los que sea necesaria la presencia de otros niños

Así valorará que compartir es mucho mejor que el aislamiento. Que preparen obras de teatro o formen un coro ayudará a desarrollar su motivación y autoestima y mejorará sus relaciones interpersonales.

Da ejemplo con tu actitud hacia los demás

Tanto en el ámbito familiar como cuando estamos en el parque con él, los niños tienden a replicar la forma de actuar de sus padres, si nos ven sociables y tranquilos, ellos seguirán esa senda.

Recuerda que si tu hijo no aprende a sociabilizar con los demás niños, puede terminar solo en más de una ocasión lo que no será positivo para su desarrollo posterior. Es importante que hagamos un esfuerzo de adaptación y compresión por su bien.

Si no consigues corregir la situación, busca la ayuda de los expertos, los psicólogos infantiles están acostumbrados a tratar con estas situaciones y pueden ayudaros cuando la situación no la puedas controlar por ti misma. El premio vale la pena.

ADEMÁS... Dos primeros años: claves para que el bebé sea sociable

Publicidad - Sigue leyendo debajo