Cómo ayudar a un niño con un cambio de casa, de ciudad y de colegio

Nos mudamos de ciudad pero nuestro pequeño no quiere separarse de sus amigos. ¿Cómo podemos facilitarle este gran cambio? Descúbrelo.

Hay momentos en nuestra vida en la que por diversos motivos nos vemos abocados a cambiar de ciudad. Este cambio, por lo general estresante, no solo influye en nosotros, sino que también afecta de forma particular a nuestros hijos. Ellos sienten que tienen su vida hecha y se oponen a dejar a sus amigos. ¿Cómo podemos conseguir que este cambio no sea traumático para ellos?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Habla del cambio de ciudad con tu hijo

Explícale de forma abierta y sin trabas, adaptando el lenguaje a su propia forma de ser, por qué se produce el cambio, remarcando las ventajas y haciéndole ver las circunstancias por las que os cambiáis de ciudad. En el momento en que reciba la noticia, tendrá miles de pensamientos sobre el tema y hay que procurar que no se los guarde para él. Hay que invitarle a que nos diga cuáles son sus dudas, preocupaciones e inseguridades y, si las tuviera, cuáles son sus reticencias, y aportarle ideas y sugerencias para ir salvando cada uno de los temores que te vaya expresando.

Infórmale sobre el lugar de destino

Estará menos nervioso si sabe que es lo que le espera y, además, podrá crearse sus propias expectativas. Si es posible realizar un viaje para que tenga una primera toma de contacto con el nuevo destino resulta muy aconsejable. Visita la nueva ciudad y el nuevo barrio en el que vais a vivir, descubre con tu hijo de que equipamientos dispone, parques, asociaciones, bibliotecas, polideportivos… Localiza los puntos en los que podrá seguir realizando las actividades a las que ahora está acostumbrado.

Ayúdale a preparar la despedida de sus amigos

Colabora con él para que realice una agenda con suficiente antelación con los datos de cada uno de sus amigos: dirección, teléfono y correo electrónico. Invítale a que haga fotos con sus compañeros y de sus lugares favoritos y que prepare un álbum de recuerdos. Si puedes preparar una fiesta sorpresa de despedida con sus amigos, le permitirá almacenar una bonita imagen de su antiguo hogar.

Vigila su adaptación a la nueva ciudad

Procura que se vaya haciendo a su nueva habitación. Debes estar pendiente de cómo se van produciendo sus primeros días de colegio y cuáles van siendo sus nuevos amigos. Si tenía un hobby o practicaba un deporte en vuestra antigua ciudad, ayúdale a encontrar donde practicarlos, o bien a que busque otros nuevos. Compartiendo sus aficiones le será más fácil conocer a otros niños y conseguir nuevos amigos. De esta forma se sentirá de nuevo como en casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Impúlsale a mantener la relación con sus antiguos amigos

Hazle ver lo divertido de intercambiar cartas o correo electrónico con ellos para que le pongan al día de las novedades que se produzcan y a su vez el ir informando de sus progresos. Fomenta que en la medida de lo posible realice o reciba visitas de la ciudad donde antes vivíais. Será bonito que pueda compartir los nuevos amigos con los antiguos.

Y ADEMÁS... Un cambio de casa, ¿cómo afecta a los niños?

Publicidad - Sigue leyendo debajo