Antenas, el amigo de los niños con traumas

Psicólogos mexicanos usan un títere virtual para liberar a los niños de dolorosos secretos. 

Una habitación muy chiquitita con solo una mesa, una televisión y cuatro sillas. Las paredes de colores y material de dibujo por todas partes. Así es el diminuto paraíso donde los peques disfrutan de la compañía de Antenas. Un títere virtual que los psicólogos mexicanos emplean desde hace algunos años para ayudar a los niños con traumas en centros judiciales y hospitales. La familia de Antenas está creciendo y poco a poco va adquiriendo nuevos premios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Antenas es un personaje creado por la psicóloga clínica mexicana Julia Borbolla, que ha escrito ya cinco libros y preside el grupo de psicología integral que lleva su nombre. Es un muñeco interactivo, un extraterrestre asexual sin edad concreta que no se relaciona con adultos. Lo que sí que tiene Antenas son sentimientos y sus expresiones son cambiantes. Los psicólogos dicen a los niños que van a conocer a un extraterrestre muy simpático pero que ellos deben abandonar la sala para que se atreva a salir, porque las personas mayores no le gustan. El experto se marcha entonces a otro cuarto donde da vida al muñeco, habla a través de él y un programa informático distorsiona su voz.

Así, los psicólogos consiguen en una o dos sesiones la complicidad que normalmente tardarían cuatro días en lograr siguiendo una vía de terapia convencional. Es interesante señalar que, el trabajo del psicólogo no termina con la declaración del niño sino que lleva implícito un examen posterior con el que se analiza si el peque ha mentido o no al personaje de ficción.Los niños se abren tanto y le revelan a Antenas tantas cosas que muchos de los muñecos que se han creado con sus características sirven de herramienta incluso en procesos judiciales y las palabras de los niños hacen las veces de comparecencia y sirven como prueba ante los tribunales.

Dulas, Bonas, Soldi y Bosty son algunos de los colegas de este simpático muñeco, que además fue dibujado por primera vez por el hijo de la doctora Borbolla, que se lo pidió al peque para así tener la certeza de que iba a ser un muñeco que gustase a los niños. Pincha aquí para conocer a la creadora. El equipo de Borbolla prepara ya la versión online de este títere para que se pueda utilizar en más centros e incluso en casa. El psicólogo estará en este caso al otro lado del ordenador, en la distancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo