Una app para reducir el miedo en los niños

Desarrolladores digitales y profesionales de la salud se han unido para crear Ai Buddy.

No se puede erradicar el miedo en el mundo, pero sí reducirlo en los niños. Es posible evitar que se encierren en sí mismos. Es posible explicarles, de manera que lo entiendan, qué es un ataque terrorista o una guerra, y enseñarles a vivir sin temor a pesar de que existan estas situaciones.

Una aplicación para smartphones quiere educar a los peques en la paz. Desarrolladores digitales y profesionales de la salud se han unido para crear esta app, llamada Ai Buddy, que presta un servicio psicológico a los niños a través de un simpático amiguito virtual que se puede usar durante años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Así funciona la aplicación

Ai Buddy responde inmediatamente ante posibles situaciones de crisis, pues tras él opera un formado equipo de psicólogos y pediatras. El gracioso muñequito se convierte poco a poco en un miembro más de la familia, que incluso ayuda a los niños con los deberes o les cuenta un cuento a la hora de dormir. Todo para eliminar en sus pequeñas cabecitas el miedo y el temor. Al final del día, Ai Buddy se actualiza con el resto de la familia.

La aplicación testea psicológicamente al niño con regularidad y determina cuándo es preciso que este deje de utilizarla. Además, está adaptada para diferentes niveles de desarrollo tecnológico, así que puede instalarse en distintos dispositivos alrededor del mundo y no solo en los de los países más avanzados, porque además presta una ayuda especial a los hijos de los padres enviados a la guerra.

Esta maravilla de la inteligencia artificial es obra de la empresa We Believers, que, en colaboración con la organización sin ánimo de lucro Vidax Centre, que tiene base en Argentina y Nueva York, ha traído luz a estos días grises; cuando los ataques en la ciudad de Londres o lo sucedido en Manchester y Turín ponen en alerta a los padres de familia por el riesgo de trauma en sus hijos. El motor de su creación fue el pensamiento de que, pese a que no se pueden frenar las guerras y los ataques, sí se puede contribuir para hacer del mundo un lugar mejor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo