Más uso de pantallas… ¡peor sueño!

Un estudio ha demostrado que la exposición de los niños de entre 6 meses y tres años a las pantallas de dispositivos digitales afecta al tiempo que duermen y a la hora de conciliar el sueño.

Un tema que cada vez preocupa más a los pediatras es el del sedentarismo creciente entre los niños debido al uso de dispositivos electrónicos. Ahora, una nueva investigación ha demostrado que el abuso de las pantallas también afecta al descanso... de los más pequeños.

Según este estudio, publicado en Scientific Reports y llevado a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de Birbeck, en Londres, exponer a los menores de tres años a pantallas interactivas influye negativamente en su sueño nocturno.

Menos tiempo de descanso

Para realizar el estudio fueron encuestados 715 padres, a los que se preguntó sobre los hábitos de uso de dispositivos digitales de sus hijos, así como sobre sus patrones de sueño: cuánto tiempo dormía el niño, cuánto tardaba en quedarse dormido, con qué frecuencia se despertaba por la noche…

En cuanto al primer aspecto, los resultados mostraron que el 75% de los niños se exponían a una pantalla a diario (en concreto, el 51% de bebés de entre 6 y 11 meses y el 92% de niños de entre 2 y 3 años).

Y respecto al segundo, los datos probaron que, por cada hora diaria que un niño pasaba con la tableta o el móvil, se reducía en 26 minutos su tiempo de sueño nocturno. Además, cuanto más usaba estas tecnologías, más tiempo tardaba en quedarse dormirdo. Sin embargo no se encontró una relación entre el uso de estos dispositivos y el número de veces que los niños se despertaban por la noche.

Los resultados no dejan lugar a dudas: estas tecnologías pueden ser muy positivas para los niños siempre que se usen bien, en su justa medida y a la edad adecuada. De lo contrario, pueden acabar afectando a la salud de nuestros hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo