Mejorar el rendimiento escolar a través de las emociones

IMOCLI, una plataforma digital e interactiva que monitoriza las emociones del aula para así mejorar la motivación de los pequeños.

Conocer el estado emocional en el que se encuentran los niños en clase podría ayudar a los profesores a mejorar la motivación y reducir el estrés y la ansiedad de los alumnos

Mercedes Sivula, residente en Finlandia y alumna del Grado de Primaria de UNIR, ha partido de esta idea para desarrollar Imocli, un software digital de diseño actual, intuitivo y motivador que, por medio de una encuesta cerrada, recoge todas las respuestas de los alumnos y las envía en tiempo real al docente para que este pueda en un solo vistazo tener datos objetivos sobre el clima emocional del aula.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El estado emocional de un adulto influye en su día a día, a la hora de enfrentarse al trabajo o a cualquier situación cotidiana. No actuamos de la misma manera cuando estamos felices o tristes. Por eso, Mercedes Sivula pensó que el hecho de conocer el aspecto afectivo de los alumnos podía influir de manera decisiva en su aprendizaje y mejorar su rendimiento académico.

También ayuda a combatir el bullying

Tras mucho esfuerzo y apoyo, tanto de familiares como de expertos, ha logrado desarrollar esta innovadora herramienta. El software permite trabajar y establecer cambios sobre la marcha, readaptar la estrategia metodológica en clase, evaluar al alumno emocionalmente, hacer partícipe al alumno de su propio conocimiento emocional y hasta prevenir cualquier situación de intimidación, ya que si el alumno pulsa más de cinco días el botón de miedo o inseguridad, el sistema establece una alarma para que el profesor pueda analizar los motivos.

Esto puede ser un buen método para prevenir el bullying, un problema muy acusado en la sociedad actual y que tanto preocupa a padres y docentes.

Imocli se ha probado en dos colegios (uno de Cádiz y uno de Helsinki), en alumnos de primaria. Aunque la diseñadora ya está trabajando en la adaptación de la herramienta a la etapa infantil y, por qué no, en un futuro al campo universitario.

¿Se convertirá esta herramienta en una vía para poner freno al acoso escolar y para mejorar el rendimiento en el aula? No lo sabemos pero, desde luego, se trata de una buena iniciativa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo