Precauciones antes de tener una mascota para los niños

Habéis decidido tener un animalito en casa y os preguntáis si será bueno para vuestro hijo. La respuesta es sí.  Ayudará al equilibrio emocional del niño y esta convivencia será muy positiva.

Tener una mascota (gato, perro, conejo, hámster...) le enseñará a ser prudente y respetuoso: ha de tener claro que no es un juguete y que no se la puede molestar cuando está comiendo o durmiendo.
Aprenderá conceptos como la paciencia, la lealtad, el perdón y la necesidad de higiene y alimentación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La convivencia reforzará su autoestima, la empatía y la sociabilidad y además, al jugar con el animal se reducirá el estrés y el sedentarismo. También es menor el riesgo de alergias, ya que su contacto fortalece el sistema inmunológico (salvo que el niño ya sea alérgico).

Precauciones importantes que tomar

Aunque prohíbas a la mascota que entre en la habitación del niño, que duerma en su cuna o se suba al sofá, ten por seguro que, en cuanto pueda, lo hará. Por ello resulta primordial que:
• Su salud esté controlada y vacunada.
• Su higiene sea frecuente.
• Limpies esas superficies con vapor seco a altas temperaturas, sistema que elimina bacterias, ácaros, epitelios, etc.
• Utilices un aspirador que recoja suciedad seca y húmeda, que limpie con vapor y al mismo tiempo seque la zona, que tenga eficacia acaricida certificada y que disponga de filtro de agua o multiciclónico, para que las impurezas aspiradas no vuelvan a salir al ambiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo