¿Conducimos bien? Los niños opinan

Un estudio ha analizado la opinión que padres e hijos tienen sobre la forma de conducir de los primeros. Y las conclusiones son llamativas.

¿Qué opinión tienen los niños sobre el modo de conducir de sus padres y madres? El estudio "Hábitos de seguridad vial de padres e hijos en el coche", elaborado por Midas en colaboración con Ipsos y la Asociación Nacional de Seguridad Infantil, acaba de analizarlo. Y ha llegado a datos de lo más revelador, sobre todo si se comparan con las opiniones de los adultos, que también recoge dicho estudio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por ejemplo, un 53% de los niños afirma que sus padres se despistan al volante para atenderlos y el 17% asegura que cogen el teléfono mientras conducen. Por el contrario, solo un 2% de los padres reconoce despistarse por atender a sus hijos. Del resto, el 35% asegura que los atienden sin darse la vuelta y el 63% sostiene que piden a sus hijos que esperen a que el vehículo esté parado para poder hacerles caso.

Respecto a algo tan importante como la velocidad de conducción, el 11% de los niños consideran que sus padres conducen “deprisa”, mientras que solo el 7% de los adultos reconoce ir por encima de la velocidad permitida.

Eso sí, un aspecto muy positivo: el 70% de los niños encuestados afirma que en el coche van sentados en su silla de auto y un 97% asegura que sus padres utilizan el cinturón de seguridad.

Una reflexión necesaria

Para llevar a cabo el informe se tomó una muestra de 1.500 personas y se realizaron 750 encuestas a padres de entre 25 y 54 años y a hijos de entre 5 y 12 años.

Y el resultado merece que nos paremos a reflexionar. Nuestros hijos aprenden de lo que nos ven hacer, también en algo tan esencial para su vida como es el comportamiento en el coche y como peatones. Necesitan que seamos sus modelos a seguir en educación vial y que les demos ejemplo con nuestras acciones.

La próxima vez que decidamos conducir rápido, mirar el móvil mientras estamos en el coche, cruzar en rojo o por un sitio en el que no haya semáforo... conviene que seamos conscientes de que nuestros hijos están viéndonos y están tomando nota de lo que hacemos. Evitar estos comportamientos será el mejor modo de velar por su seguridad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo