Su hermano, su maestro

Tener un hermano mayor en el que fijarse beneficia al pequeño. Es su ídolo, quiere ser como él, y ello agiliza sus aprendizajes y le anima a afrontar nuevos retos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A los 2 años la necesidad de movimiento y la capacidad de imitación del niño están en pleno auge. Esto aumenta la valía de tener uno o varios hermanos mayores que le sirven de modelo. En general, el niño pequeño siente devoción por otros de más edad: los observa con admiración y quiere actuar como ellos. Para el benjamín, su hermano mayor es como un maestro al que le encanta imitar, lo que le va a facilitar muchos aprendizajes.

¡Cuántas ventajas!

A menudo el hijo pequeño es más lanzado que el primogénito y le cuesta menos afrontar nuevos retos. Influye el hecho de tener a alguien a quien imitar.
A nivel psicomotriz, suele conseguir antes logros como dejar el pañal, comer sin ayuda, tirarse por el tobogán o montar en triciclo. Ver hacerlo a su hermano le incentiva a intentarlo, y ya sabemos que la motivación es el motor de todo aprendizaje.
Los estudios también demuestran que los hijos más pequeños suelen tener menos pesadillas y terrores nocturnos que los primogénitos; se ahorran muchos de los miedos típicos de la etapa porque se sienten protegidos por sus hermanos mayores.
Por otra parte, el niño con un hermano mayor suele tener más libertad por parte de los padres para seguir siendo niño y desarrollar sus propios intereses, que al crecer serán distintos a los de su hermano, para diferenciarse.
Y tiene un amigo con el que compartir o disputar, (aprende el toma y daca) y en quien depositar sus interrogantes.

Tenlo en cuenta

Dada la relevancia de la figura del hermano mayor como modelo a imitar, hay que poner un cuidado especial a la hora de fijar normas y límites. Porque como el menor aún no distingue lo que entraña riesgo, los juegos y acciones del mayor pueden suponer un peligro si el hermano le imita.
Advierte a tu hijo sobre aspectos en los que tal vez no ha reparado, como el riesgo de que su hermano pueda tragarse canicas o juguetes pequeños, coger unas tijeras que él sí puede utilizar pero el peque no, o encaramarse al taburete del baño como él hace.
Si le implicas en su cuidado se mostrará colaborador y será el mejor protector de su hermanito.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Que se lleven bien

Es normal que el mayor esté algo celoso (inseguridad). ¿Qué hacer?

  • Procura que las reglas sean percibidas como justas e iguales para todos; no consientas más al menor.
  • Cuida los excesos de mimos al peque en presencia del mayor.
  • Evita repetir lo listo y adelantado que es el pequeño. Él siempre cuenta con alguien que le va abriendo el camino; el mayor, no.
  • imparcial si riñen o se pelean. Las disputas entre hermanos son normales y muchas veces son los pequeños quienes las inician.

    Es importante

    Cuando nace el benjamín, el hijo pequeño pasa a ser el mayor, pero no por esodeja de tener la edad que tiene. Es un error exigirle más que lo indicado para su edad. Hay que celebrar sus logros y animarle a nuevas metas, pero sin delegar en él en exceso y sin forzar su maduración.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo