La capacidad del bebé para adaptarse a nuevos idiomas

Un estudio ha demostrado la plasticidad cerebral de los bebés y cómo influye la exposición temprana a un idioma en la formación de su cerebro.

Un estudio llevado a cabo por la Universidad McGill y el Instituto Neurológico de Montreal, en Canadá, ha demostrado la plasticidad del cerebro de los bebés y su capacidad para adaptarse a nuevos idiomas.

Asimismo la investigación, publicada en Nature Communications, asegura que la exposición temprana a un idioma influye en cómo el cerebro procesa los sonidos de un segundo idioma más adelante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para realizar el estudio tomaron tres grupos de niños de entre 10 y 17 años con distintos orígenes lingüísticos: unos nacieron y crecieron en familias francesas; otros fueron adoptados en China por familias de habla francesa (antes de los 3 años, y no hablaban chino) y el último grupo era bilingüe de chino y francés.

Analizaron mediante imágenes de resonancia magnética cómo respondía el cerebro a las palabras que escuchaban los niños. Es curioso que los chicos que de bebés habían estado expuestos al idioma chino, antes de los 3 años, después de llegar a Europa y dejar de hablarlo, su cerebro no había olvidado el lenguaje.

Además, en los niños expuestos a más idiomas (los bilingües y los adoptados) se activaron áreas del cerebro adicionales relacionadas con la memoria y la atención.

La plasticidad del cerebro durante los primeros años de vida es asombrosa. Los bebés son capaces de recoger y almacenar información sobre los sonidos que son relevantes, por lo que es un buen momento para introducir en nuevos idiomas al pequeño. Podéis ponerle los dibujos en inglés, las canciones, cuentos, etc. Su cerebro, naturalmente, está aprendiendo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo