La felicidad por encima del éxito

Sociable, feliz, amable, educado, inteligente… son muchas las cualidades que nos gustaría que llegasen a tener nuestros hijos pero… ¿cuál es la que nos resulta más importante?

Probablemente, casi todas las madres coincidiríamos en que queremos que nuestros hijos, ante todo, sean felices. El éxito, la capacidad de liderazgo... son cualidades secundarias que seguramente alcancen si reciben cariño y amor y se sienten bien consigo mismos.

Para comprobar todo esto, se realizó el Estudio sobre Esperanzas y Deseos de lasMadres llevado a cabo por Fisher-Price, compañía internacional juguetera especializada en los primeros momentos del desarrollo infantil.

Esta acción se realizó durante cuatro semanas (febrero-marzo 2015), en varios grupos socioeconómicos, preguntando a unas 3.500 madres (embarazadas, primerizas, con su primer hijo…) de siete países diferentes qué era para ellas lo más relevante.

Los resultados de este proyecto, que además está respaldado por la cantante y filántropa Shakira, se dieron a conocer en un foro con expertos internacionales en el tema. Sorprendentemente, y salvando algunas excepciones, indistintamente del sitio de origen, casi todas coincidieron en que el amor y la felicidad van mucho más allá del éxito o la inteligencia.

La felicidad es lo primero

En concreto, más del 50% de las madres afirmaban que las conversaciones y el cariño diario son indispensables para la felicidad y éxito del niño y que, si este es feliz será más capaz de explorar y aprender cosas nuevas.

Y es que la inteligencia emocional, o lo que es lo mismo, ser sociable y destacar por ser respetuoso, educado y amable, es muy importante para tener triunfos en la vida personal y profesional.

Shakira explicaba que los padres con pequeñas cosas y momentos diarios como cantar, jugar o hablar con sus bebés pueden favorecer mucho su desarrollo saludable.

En definitiva, los padres tienen un rol muy importante para potenciar al máximo las cualidades de sus pequeños por medio de la educación y el amor.

Casi todos los encuestados estaban de acuerdo en que sus hijos van a tener muchas más oportunidades que ellos y se muestran optimistas y animados a impulsar a sus niños a que ofrezcan todo de ellos para alcanzar sus deseos y felicidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo