Tiempo para hacer lo que les dé la gana

No es bueno sobrecargar la "agenda" de nuestros hijos con un montón de actividades extraescolares. También necesitan tiempo libre para hacer lo que quieran, incluso para aburrirse.

Todos sabemos que a los niños pequeños, una rutina y una estructura en el día a día les da seguridad.

Pero cuando crecen es bueno soltar un poco las riendas y no empeñarnos en cargar su “agenda” de actividades dirigidas, buscando que tengan todo el tiempo ocupado.

Una investigación ha demostrado que los niños con menor carga de actividades estructuradas son más capaces de definir y alcanzar sus propias metas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Más libres, más creativos

En el estudio, realizado por psicólogos de la Universidad de Colorado (EE UU), se comparó a dos tipos de niños y su entorno: unos que vivían en familias donde se les exigía mucho y se les apuntaba a todo tipo de extraescolares, y otros con padres más partidarios de “dejarles hacer” y permitirles “perder el tiempo”.

El resultado fue que los niños que tenían todos sus días estructurados, con deportes, música, etc., puntuaban menos alto en los tests cognitivos que los que disponían de más tiempo libre para jugar, leer, utilizar el ordenador, etc.

La estructura es buena, pero todo niño necesita su tiempo para hacer lo que quiera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo