A los 4 años, su primer amor

A esta edad los niños son claros y espontáneos al declarar sus sentimientos. Conviene que te prepares para escuchar al tuyo cuando te diga que “se ha enamorado”. Necesita que compartas su entusiasmo.

L a vida social del peque se amplía cuando va al colegio. Allí se relaciona con otros niños de su edad y puede observarlos y aprender a desenvolverse entre ellos.

Con 4 años, ya más entrenado en las habilidades sociales, elige y muestra más simpatía por unos compañeros que por otros, surgen amistades muy intensas (anque volubles) y puede experimentar su primer “enamoramiento”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

De la amistad al enamoramiento

Si te fijas, tu hijo admirará más a los niños y niñas que muestren cualidades o actitudes valoradas por vosotros y por sus profesores, los adultos más importantes en su vida. Así, no es raro que esa niña tan hábil en los juegos despierte la admiración de tu hijo. O que ese compañero que siempre ayuda a todos cautive el corazón de niña.

Dado que tu hijo aún no tiene dobleces y es transparente en lo que siente, notarás que la persona elegida se convierte en una figura de apego importante: la invita a casa, la prefiere como compañera de actividades... ¡y le declara su amor!

Es bueno escucharle

No te lo tomes a broma. Aprovecha la ocasión que te brinda con su confidencia para escucharle con interés, igual que cuando te cuenta lo que ha aprendido en el colegio. Así le demuestras naturalidad en todo lo que se refiere al universo de los sentimientos.

Y no te preocupes si no te gusta la persona “elegida”, sus preferencias a esta edad son tan apasionadas e impetuosas como variables en el tiempo.

Pero si le escuchas con atención y valoras lo que siente, le ayudas a desarrollarse emocionalmente, a confiar en ti y a no reprimir las emociones.

Ten presente: la relación con sus iguales y los amores intensos y volubles de ahora ayudan a tu hijo a descubrir la satisfacción de la mutua compañía y a ejercitarse en su desarrollo social. ¡Fíjate si son importantes!

Aprendizaje emocional

El niño de esta edad está en pleno aprendizaje del que será su estilo afectivo en el futuro y absorbe como una esponja las reacciones de sus padres ante los sentimientos.

Si hacen burla de lo que sienten los demás, le enseñan a reprimir las emociones. Si, por el contrario, sintonizan y muestran interés, atención y escucha activa, le enseñan a confiar y a compartirlas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tres actitudes que conviene evitar

Tenlas en cuenta si tu hijo se atreve a compartir contigo la dicha de estar enamorado.

• Reírte. Si la noticia te hace gracia y sonríes con ternura, cuida que no haya posibilidad de confusión. Añade algún comentario asertivo del tipo: “qué bien, hijo” o “tienes muy buen gusto”.

• No aceptarlo. Decirle “eso son tonterías” o tratar de explicarle que no tiene edad para enamorarse. Eso supone que no aceptas ni entiendes sus sentimientos.

• Airear la noticia. No le gustará oír cómo lo cuentas por ahí sin su permiso. Respeta su confidencialidad o la próxima vez guardará su secreto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo