¿Puede vernos desnudos?

La desnudez es algo natural y para el niño no tiene una connotación sexual. No obstante, con los hijos a veces pueden darse situaciones incómodas. ¿Cómo actuar ante su curiosidad por nuestro cuerpo?

A los 3 años el niño empieza a darse cuenta de las características del cuerpo de las personas que tiene a su alrededor. Se fija en que mamá tiene pechos y el papá no. Esta diferencia le intriga.

Muchos padres tienen la costumbre de ducharse o bañarse juntos con su hijo; es un rato agradable, íntimo y relajado. También suelen vestirse y desnudarse en presencia del niño. Esto es positivo: el pequeño aprende cómo es el cuerpo de papá y el de mamá de manera natural y espontánea, en lugar de hacerlo a escondidas en un ambiente restrictivo, como fue normal en otras épocas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además, si vosotros os comportáis con naturalidad y no sentís vergüenza, le transmitís que la desnudez es algo normal.

Preguntas curiosas

Aunque para los adultos la desnudez tiene una connotación sexual, no es así para el niño. Sus preguntas sobre temas relacionados con el cuerpo son tan inocentes como cualquier otra. Ahora está en la fase de los porqués, es curioso por naturaleza y quiere saber todo lo que no entiende. También está en la fase del descubrimiento de su identidad sexual (soy niña, soy niño). Por tanto, necesita hacer preguntas relacionadas con el cuerpo humano.

Algunas pautas

Si te sorprende con alguna pregunta, contéstale con honestidad y de modo sencillo: “mamá tiene pechos porque es mujer, cuando tú seas mayor también los tendrás” (si es una niña).

Si te toca las partes íntimas (lo hará a veces, igual que te toca el pelo o la cara), es bueno que le digas algo como: “Sí, este es mi pene, pero no quiero que lo toques, es algo privado”. De este modo le pones ciertos límites en torno al cuerpo, lo cual le comunica la idea de las barreras entre personas y la privacidad de cada uno. Esto le garantiza su bienestar psíquico y emocional. Y así aprende que sus partes íntimas son algo muy suyo que los demás, salvo sus papás para limpiarle, no deben tocar.

Con tranquilidad

Por lo demás, si ya no te sientes cómodo bañándote con tu hijo, no lo hagas; él lo notará y le confundirá. Y si tu hijo se baña con un primo o un amiguito y se exploran, no reacciones con alarma; es un reflejo de su curiosidad. Lo más importante es que uno no lo haga por presión del otro. Diles que luego miraréis juntos un libro sobre el cuerpo humano.

Leed con él

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“El cuerpo humano, Mi primer libro de anatomía”, Ed. Susaeta, 12,95 €; “El cuerpo humano, Un libro interactivo”, Ed. SM, 26,95 €; “Mi vida cotidiana”, Ed. SM, 13,50 €.

Por qué le gusta tanto estar sin ropa

A la mayoría de los niños pequeños les encanta estar sin ropa. No te extrañe que tu hijo, a la menor ocasión, se desprenda de ella y corra desnudo por la casa. Este hábito tiene que ver para él con una mayor libertad de movimientos (se siente más cómodo sin ropa), y no con la sexualidad.

Durante esta fase también es normal que lleve a sus muñecos casi sin ropa. Aún no se fija en su aspecto; en cuanto empiece a reparar en ello, uno de sus mejores juegos será vestirlos y desvestirlos. Y también entrará en otra fase, de repentino pudor, en la que le dará vergüenza que le vean desnudo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo