Por qué necesita que le lleves al parque

Jugar en los columpios y junto a otros niños es una de las cosas que más gustan a tu peque hacia los 3 años de edad. Y además le viene genial.

Los parques infantiles están llenos de estructuras y juegos pensados para el disfrute de los más pequeños. En ellos tu hijo puede correr, escalar, deslizarse... y compartir juegos con niños de su edad. ¡Genial! Estas actividades son estupendas para su cuerpo, su mente y su sociabilidad. ¿Quieres descubrir cómo le beneficia ir a menudo a los columpios?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Jugando y aprendiendo

El peque descubre muchas cosas en el parque, y lo mejor de todo es que lo hace divirtiéndose:

  • Sube, baja, trepa, repta… En este espacio desarrolla al máximo su musculatura y mejora su psicomotricidad; día tras día sus movimientos se vuelven más precisos y gana en equilibrio.
  • Va adquiriendo mayor soltura a la hora de controlar espacios y distancias y, de esta forma, mejora su dominio espacial. ¿Sabías que esto es algo importantísimo para comprender conceptos matemáticos en el futuro?
  • Todavía no juega mucho con otros niños, ya que le resulta complicado entender las normas, pero el hecho de compartir cada vez más momentos contribuye a mejorar su sociabilidad y su empatía y, poco a poco, reduce sus comportamientos egoístas.
  • Cada vez que logra subir y bajar por el tobogán o balancearse en el columpio sin tu ayuda, te lo muestra orgulloso: presta atención, anímale a probar nuevos retos y alaba sus logros, porque sentirse capaz y motivado aumentará muchísimo su seguridad y su autoestima.

    Las normas del parque

    Eso sí, para que tu hijo disfrute sin riesgos debes revisar que el parque cumple varias normas:

    • Está rodeado por una valla o muro suficientemente alto que impide que los niños salgan fuera. Esto es especialmente importante si el área recreativa se encuentra cerca de una calzada.
    • El suelo es de un material blando, como el caucho, para amortiguar las caídas.
    • Se encuentra limpio y bien conservado y tiene vetada la entrada a los animales.
    • Las estructuras son de materiales no tóxicos, están bien ancladas, en buen estado y no presentan salientes ni bordes peligrosos.
    • Tiene una zona reservada para peques en la que los niños mayores no pueden jugar a la pelota.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo

      Además de llevarle a un parque que cumpla estos requisitos, tendrás que ayudar a tu hijo a utilizar cada aparato y deberás enseñarle algunas “normas del parque”, como no pasar cerca de los columpios o no empujar a otros niños en el tobogán. Y aún así deberás vigilarle en todo momento.

      Listo para la acción

      Para que tu hijo pueda disfrutar plenamente en el parque:

      • Vístele con ropa cómoda: Es importante que le permita libertad de movimientos y que proteja sus rodillas y sus codos para prevenir posibles raspones y heridas. Lo mejor es que sus zapatos tengan suela de goma con dibujo, para mejorar la sujeción al suelo y evitar posibles resbalones.
      • No olvides llevar en la bolsa: Su botella de agua, pañuelos de papel, toallitas húmedas, un antiséptico y apósitos infantiles, por si el niño se cae y se hace una herida.

        Bueno, hasta para la vista

        Un estudio realizado en la Universidad de Cambridge demuestra que por cada hora semanal que el peque pasa al aire libre, su riesgo de padecer miopía se reduce un 2%.

        Publicidad - Sigue leyendo debajo