¡Cuánto le enseña ir a la compra!

Si tu hijo ronda los 2 años de edad, hacer la compra con él puede ser un quebradero de cabeza... o una experiencia muy divertida para los dos si tienes en cuenta estos consejos.

Todos hemos visto alguna vez la típica escena en la que un niño tiene una rabieta tremenda en medio del supermercado... Y nos hemos identificado con el desesperado papá que lo acompaña. Para que no te suceda (o para no te vuelva a suceder) hay algunos trucos que puedes poner en práctica cuando vayas a hacer la compra con tu hijo.

Comprar relajado y contento

En primer lugar, es fundamental que antes de salir de casa el niño haya dormido y comido bien, que llegue al coche o a la calle alegre y tranquilo. Importante, además, que si ya no lleva pañal haya hecho pis en casa. Y también que tengas la lista de la compra previamente preparada. Así irás a tiro hecho y la visita al súper será cortita. También es buena idea que escojáis las horas del día en las que hay menos gente comprando para no tener que hacer cola y esperar en caja.

Cuando salgáis de casa, cuéntale a tu hijo dónde vais y las cosas que vais a comprar, para que no se lleve sorpresas. Ya en el centro comercial, escoge un carro en el que el niño pueda ir sentado y deja que participe de la actividad. Explícale qué producto buscas para que él lo señale y pásaselo para que lo meta en el carro, se sentirá muy mayor ayudándote y eso le encantará y fomentará su autoestima. Aprovecha para explicarle para qué se utiliza cada producto o cómo se cocina cada alimento, así estará más entretenido (lo que es sinónimo de portarse bien) y de paso aprenderá cosas útiles del día a día.

Si la compra es larga y se cansa de ir en el carro, coge una cesta con ruedas y deja que la lleve él. En todo caso, no le lleves sentado en su sillita y colgando las bolsas del manillar, tampoco para volver a casa, porque el peso podría volcarla y resultaría peligroso para el peque.

¿Y si tiene una rabieta?

Ante todo, mucha paciencia por tu parte, esto es básico. Ya que él ha perdido los nervios, al menos tú mantén la tranquilidad. Ofrécele algo que le guste y que le entretenga, un trozo de pan o un zumo que pueda tomarse con pajita. Si no lo quiere, sorpréndele enseñándole uno de sus juguetes que habrás metido en tu bolso sin que él lo sepa. Dile que luego vais a hacer algo muy divertido, para que asocie comprar con entretenimiento.

Comprar como juego

Tu peque puede familiarizarse con las compras jugando con el libro digital de actividades Vamos a hacer la compra, de Imaginarium (1,95 €). Un mercado en el que el niño debe colocar en cada puesto los iconos correspondientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo