Sí a los trabajos manuales

Pintar, recortar, pegar, modelar... Las manualidades resultan perfectas para los niños: desarrollan su imaginación, perfeccionan su motricidad fina y acaban con la dichosa frase “mamá, me aburro”.

Tu hijo ya es capaz de realizar todo tipo de movimientos con las manos, pero aún le falta destreza.

Para ganar agilidad necesita mucho entrenamiento y experiencia, por eso cualquier actividad que requiera el uso de las manos es muy positiva para él.

Las manualidades le sirven para trabajar los distintos movimientos de los dedos y de las muñecas, lo que le será muy útil en el futuro para realizar todo tipo de actividades, incluida la escritura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Al mismo tiempo, son una forma más de juego, ya que divierten al niño y le animan a usar su imaginación.

También favorecen su sensibilidad artística. Y eso no es todo: al crear algo con sus propias manos, el pequeño se siente feliz y orgulloso de sí mismo, lo que fortalece su autoestima.

OBJETIVO: PASARLO BIEN

Para que las manualidades reporten a tu pequeño todas estas ventajas conviene que sigas varios consejos:

  • Asegúrate de que están adaptadas no sólo a sus gustos, sino también a sus capacidades. Si tratas de enseñarle técnicas muy complicadas se aburrirá. Lo primero que debe dominar tu hijo son las técnicas elementales: pegar, recortar (con tijeras romas), hacer bolas y churros de plastilina, rasgar papel y colorear. A su edad, los utensilios idóneos para colorear son la pintura de dedos y las ceras gruesas.
  • Poneos a hacer juntos la manualidad (al menos durante un rato). Así, aunque él lleve la voz cantante, le enseñas a hacerla bien al tiempo que pasáis juntos un rato muy agradable.
  • Cambia con relativa frecuencia el tipo de actividad (pintura, collage, modelado, papiroflexia, pegatinas, recortes...), así como la técnica y los materiales (ceras, acuarelas, plastilina, arcilla, barro, papel, cartulina...). De esta manera tu pequeño, además de mejorar su destreza manual, aprenderá a diferenciar texturas, temperaturas, colores...
  • No te enfades si lo hace mal ni critiques su obra; al contrario, aunque no le haya quedado demasiado bonita, exponla en casa. Así se sentirá orgulloso de su trabajo y esto reforzará su “ego”.

    ALGUNAS PRECAUCIONES

    Para que el ratito de las manualidades transcurra sin incidentes, compra a tu hijo materiales específicos para niños: tijeras romas, pinturas atóxicas, pegamento de uso escolar, espátulas de plástico...

    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Aun así, adviértele que tenga cuidado, que no se lleve los utensilios a la boca y que no se chupe las manos ni los dedos mientras está “creando”.

    Además, para que pueda trabajar a gusto y sin mancharse la ropa, acostúmbrate a ponerle un babi.

    Y para prevenir las manchas de pintura y los trozos de arcilla y plastilina esparcidos por el suelo, nada mejor que colocar un hule o unas hojas de periódico bajo su silla y su mesa de trabajo.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo