Lo que más le costará del cole

Algunas de las actividades que debe hacer en el cole le gustarán menos, pero no porque no sean divertidas, sino porque a esta edad tu hijo todavía no ha adquirido las habilidades suficientes como para llevarlas a cabo de manera independiente. No te agobies, ¡es cuestión de tiempo!

MADRUGAR Y SEPARARSE DE TI MÁS TIEMPO

Le costará porque, aunque ya haya estado ratos sin ti y sepa que vas a volver, todavía siente miedo y ansiedad si no estás a su lado cuando se enfrenta a algo nuevo.

Poco a poco irá aprendiendo que hay más personas que cuidan de él y vivirá mejor vuestras separaciones, lo que aumentará su independencia emocional y con ello su seguridad.

Para ayudarle... Despídete de él en la puerta del colegio de forma rápida, sin hacer ningún drama y siempre con una sonrisa. Antes de empezar la escuela, intenta dejarle con familiares unas cuantas horas para que vaya asimilando mejor el tiempo sin vosotros.

Como todavía no entiende bien el concepto temporal, dile que volverás a por él cuando haya comido o en cuanto terminen sus dibujos animados. Así será capaz de establecer pautas temporales.

PRESTAR ATENCIÓN Y ESTARSE QUIETO

Los niños no aprenden como lo hacen los adultos. Ellos usan la transversalidad, es decir, en vez de enfocarse en una sola cosa, mezclan todo lo que tienen a su alrededor para no aburrirse.

Pero es importante que su capacidad de atención vaya afianzándose, ya que es la base de la conducta autorreguladora que necesitará para ser independiente.

Cómo ayudarle... Para entrenar la atención, proporciónale juegos cortos y que tengan un principio y un final claros. Explícale en qué consiste el juego y dile que tardaréis poco en hacerlo. El objetivo es que esté atento a ese juego y no a otro, sin exigir grandes ratos de tiempo, sino lapsos pequeñitos que pueda ir cumpliendo.

SER MÁS INDEPENDIENTE

Ponerse el abrigo solito, los zapatos para salir a jugar... A esta edad el niño no tiene todavía la destreza física suficiente como para llevar a cabo esTas acciones por sí solo y se frustra. Sin embargo, poco a poco empezará a ser más autónomo y a sentirse menos dependiente, lo que aumentará su seguridad emocional y le animará a intentar nuevos retos y a investigar situaciones que desconoce.

Para ayudarle... Cómprale un cuento adaptado a su edad (y miradlo juntos a diario) en el que descubra que otros niños están pasando por lo mismo y vea lo orgullosos que se sienten sus padres (así fomentarás la imitación).

Además, es importante darle oportunidades en casa para experimentar y hacer las cosas solo (aunque lo haga mal o tarde mucho). Para ponérselo más fácil, asegúrate de que la ropa que lleva al cole sea fácil de poner y quitar (zapatos con velcro en lugar de con cordones, pantalones o faldas con cinturillas elásticas, manoplas mejor que guantes...).

COMPARTIR CON LOS DEMÁS NIÑOS

Sobre todo si no tiene hermanos o no está acostumbrado a dejar sus cosas a nadie y cree que lo que presta ya no lo va a recuperar. Compartir potencia la empatía: el niño descubre que dejando sus juguetes hace sentirse feliz a otro niño y además, que si él comparte, otros compartirán con él.

Para ayudarle... Intenta que haga trueques de juguetes en el parque con otros niños (yo te presto esto y tú me prestas otra cosa). Empieza haciéndolo a ratitos pequeños y cuando tu hijo se sienta más seguro, proponle hacer un trueque de 24 horas. Ya verás cómo le gusta cuidar el juguete de su amiguito en casa.

¡ADIÓS ESCAPES!

Puede que tu hijo aún lleve pañal o que ya no lo use, pero tenga algún escape por los nervios. ¿Sabes cómo conviene actuar en este sentido?

Con una pauta común

Si no ha dejado aún los pañales, habla con su profesora en cuanto empiecen las clases para fijar una pauta de actuación común. Pregúntale cómo lo hacen allí: si utilizan orinales todavía, hazlo así en casa, y si usan servicios infantiles (lo más habitual), cómprale un adaptador para vuestro baño y enséñale a usarlo.

Una buena rutina

Estableced que siempre debe ir al baño antes de marcharos hacia el colegio y que también tiene que ir a la hora del recreo y antes de salir del cole, para evitar “accidentes” en el camino de vuelta a casa.

Confianza y apoyo

Enfócate en lo bien que lo está haciendo, sin dar importancia a los escapes; de esta manera le estarás ayudando a dar un gran paso adelante en cuanto a autonomía y confianza en sí mismo.

Respetando su ritmo

A esta edad los niños están formando su personalidad y pasan por una fase de rebeldía. Es posible que en la guardería pida ir al baño y que en casa se niegue a hacerlo: ten paciencia, es normal.

¿Y SI NO QUIERE VOLVER A CLASE?

Si tu hijo ya empezó el colegio el año pasado o el anterior y el problema es que no quiere volver, puedes ayudarle aplicando estas cuatro pautas.

Deja que hable él del tema

No saques a relucir el tema de la vuelta al colegio todo el tiempo, deja que sea el niño el que marque la pauta: cuando pregunte sobre el asunto (cuándo van a empezar las clases, quién le llevará al cole...), respóndele asegurándole que todo irá bien, recuérdale las cosas que más le gustaban el año pasado..., pero sin extenderte demasiado.

Sé positiva

Le encantará escuchar que te sientes orgullosa de que vaya al colegio y se lo pase bien y de que sea tan mayor (este año ya no es de los pequeños).

Invita a un amigo a casa

Le ayudará a recuperar el nexo con la escuela de una manera divertida y estará deseando ver a su amiguito tanto dentro como fuera del colegio.

Haz que duerma bastante

Asegúrate de que empieza a dormir las horas suficientes entre semana antes de empezar el cole y cuando ya haya comenzado el curso: el cansancio incrementa la ansiedad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo