Lo que más le gustará del cole

Ir al colegio tiene muchos aspectos positivos y sobre todo le dará la posibilidad de ir desarrollando importantes habilidades sin apenas darse cuenta, mientras se divierte y se hace mayor.

ESTAR CON SUS COMPAÑEROS

A partir de los 3 años el pequeño ya empieza a divertirse con el juego colaborativo con otros niños.
Y también disfruta simplemente por el hecho de estar en el mismo patio viendo a sus compañeros jugar a la pelota o empujando un carrito igual que él.

Para fomentarlo fuera... Llévale a diario al parque, tanto a alguno cercano al colegio para que vea a sus compañeros fuera del entorno escolar, como a otros en los que necesite emplear habilidades sociales con personas que no conoce. Saludar, acercarse a un grupo de niños para que le dejen jugar, compartir... son aprendizajes que le resultarán muy útiles en el colegio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

También puedes invitar a amiguitos a casa a jugar para que aprenda a desarrollar lazos afectivos y empáticos con otras personas de su misma edad.

HACER ACTIVIDADES EN GRUPO

Gracias a ellas los niños enseguida aprenden que no son los “reyes del mundo” y que no todo gira en torno a ellos. Se dan cuenta de que también es divertido hacer cosas con ayuda de sus compañeros y descubren que compartir, ceder o pactar no cuesta tanto.

Para fomentarlo fuera... Realizad tareas cooperativas en casa; por ejemplo, podéis hacer juntos » manualidades en las que cada uno tenga que encargarse de una parte. O invita a un amigo para que jueguen juntos a algo: pon un gran papel en el suelo y anímales a pintar con las manos, o proponles que hagan torres con bloques de madera...

QUE LE LEAN CUENTOS

Escucharlos y verlos con su profesor y sus compañeros le ayuda en el desarrollo del lenguaje y de la capacidad simbólica y aumenta su conocimiento del mundo que le rodea. Le encantará que le lean historias con animales y con personajes que viven aventuras o que le resultan cercanos.

Para fomentarlo fuera... Es aconsejable que en casa le contéis los mismos cuentos que escucha en el colegio: a los niños les gusta mucho esta unión. Cuando sea un poco más mayor puedes contarle anécdotas sobre cómo era él de bebé, qué le gustaba hacer... Además, cada vez más bibliotecas organizan actividades para niños, como cuentacuentos, que potencian la concentración y adentran al niño en el universo de los libros.

TENER UN "MEJOR AMIGO"

Este privilegio le hace sentirse mayor e independiente. A medida que pase el tiempo, tu hijo va a ir creando vínculos afectivos más estrechos con los niños con los que tiene afinidad en el cole y gracias a ellos afianzará su propia identidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para fomentarlo fuera... Simple- mente presta atención si en el parque tu hijo tiende a jugar siempre con el mismo niño o si nombra a menudo a un compañero del cole. Fomenta que hagan actividades juntos, queda con los padres del otro niño para que venga un día a jugar a casa, haced una excursión... Le encantará.

¡QUÉ BUENO QUE LE DEJES A COMER ALLÍ!

Quedarse a comer en el cole le hará sentirse mayor e independiente. Incluso si en casa es un poco pejiguero con los menús, en el cole en seguida se adaptará a ellos, porque imitará a sus amiguitos.

Desde el principio

Para que se acostumbre y pueda afianzar este aprendizaje al mismo ritmo que sus compañeros.

Haciendo lo mismo en casa

Es importante que sigáis las mismas pautas que os proporcionará la educadora: por ejemplo, si en el cole utiliza todos los cubiertos y está aprendiendo a “cortar” los alimentos, en casa deja que también lo haga (para ayudarle en el manejo de los cubiertos practica en casa actividades que le ayuden a desarrollar su psicomotricidad: haced bolitas de papel, pegar lentejas o garbanzos para hacer un póster...). Y si allí toma las verduras enteras, no se las des siempre en puré.

A las mismas horas

En la medida de lo posible, intenta que los fines de semana sus horarios de comidas coincidan más o menos con los del colegio (sin ser estricta).

Publicidad - Sigue leyendo debajo