Nos agobia que el bebé no aprenda rápido

Está bien animar al bebé a que consiga diferentes logros, pero no forzarle a avanzar mucho si todavía no está preparado.

Como padres, nos llena de orgullo cada logro de nuestros hijos. El problema surge cuando nos agobiamos pensando que deberían ir más avanzados y los estimulamos demasiado.

Hacerlo no es conveniente. El bebé tiene un esquema cerebral que le ayuda a crecer adecuadamente, desarrollando cada habilidad a su tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Así, en los primeros meses se fija más en el lenguaje que en otros sonidos, pero hasta que su cerebro y los músculos de su boca estén preparados no podrá articular las primeras palabras. Del mismo modo, antes de saber ponerse de pie tiene que haber entrenado suficientemente sus movimientos y su equilibrio.

Por eso, está bien animar al bebé y favorecer sus aprendizajes, pero respetando siempre su ritmo de desarrollo, que depende de la maduración de su sistema nervioso. Estimularle en exceso no le ayudará a avanzar más y le generará un estado de estrés.

Algunos consejos

  • Observa qué atrae a tu hijo en cada etapa de su desarrollo y sintoniza con él; si le gusta que le cantes, hazlo a menudo; si quiere andar cogido de la mano, practícalo con él.
    • No le compares con otros niños: cada uno sigue un ritmo a la hora de alcanzar los distintos hitos.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo