Cuidar de una mascota

Si tu hijo ya es capaz de entender y obedecer órdenes sencillas y de prestar atención durante un periodo de entre tres y cinco minutos seguidos, cuidar de un animal de compañía puede ser muy positivo para él.

image
cuidar de una mascota

Si tenéis una mascota, lo más probable es que vuestro hijo establezca un fuerte vínculo emocional con ella, lo que le ayudará a desarrollar nuevas habilidades. Por una parte, fomentará en él la responsabilidad y la capacidad de cuidar de un ser vivo, aportándole seguridad. Por otra, le ayudará a comprender el ciclo de lavida. Además, la relación entre ellos estará basada en una aceptación incondicional, lo que favorecerá su empatía y le enseñará a establecer relaciones interpersonales positivas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

CUESTIÓN DE MADUREZ

Eso sí, a la hora de cuidar a su mascota, tu hijo debe aprender que puede jugar con ella, pero no como si fuera un juguete. Que lo entienda o no depende de su madurez y de su temperamento, y esto es algo que debéis tener en cuenta al elegir uno u otro animal. Por ejemplo, si el niño es muy nervioso y aún no tiene muy desarrollada su capacidad psicomotriz fina, es mejor empezar con una mascota más fácil de cuidar, como gusanos de seda, una tortuga o un pez, y evitar otros animales pequeños (hámster, chinchilla o conejo) que pueden morder si son manipulados de forma errónea.

CON VUESTRA SUPERVISIÓN

En el caso de los perros y los gatos, al escogerlos valorad varios factores. Si vuestra casa es pequeña y pasáis muchas horas fuera, es mejor optar por un gato. Si hacéis mucha vida familiar, por un perro. Además, pensad que seguramente un animal de entre uno y cinco años que haya sido criado en una familia será más tranquilo que uno más joven, por lo que la adopción puede ser mejor alternativa que adquirir un cachorro.

En todo caso, independientemente de la mascota que elijáis, dejad que el niño establezca su vínculo con ella poco a poco, sin forzar la situación y siempre bajo vuestra supervisión, para evitar sustos y posibles riesgos.

Está demostrado que los niños pequeños que conviven con un perro durante su infancia tienen tres veces menos posibilidades de desarrollar alergias al llegar a la edad adulta. Además, se sabe también que acariciar de forma relajada a este animal de compañía funciona como un estupendo tranquilizante, ya que contribuye a reducir la presión arterial y a disminuir la frecuencia cardíaca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

LAS MÁS ADECUADAS

  • Perros. Algunas de las mejores razas para niños son el cocker, el carlino o el teckel (de alzada media) y el labrador o el golden retriever (más grandes).
    • Gatos. Los siameses y los chartreux se adaptan bien a una casa con niños.
      • Pájaros. Los periquitos son los más fáciles de adiestrar y a los pequeños les divierte que repitan algunas palabras.
        • Conejos. Los conejos enanos son de los animalitos más dóciles y expresivos.
          • Peces. Los charracinos suelen ser muy resistentes y les gusta la compañía.
            Publicidad - Sigue leyendo debajo