Enséñale a lavarse los dientes

Con esta edad tu hijo debe habituarse ya a limpiarse los dientes él solo y utilizando una técnica correcta. Si se lo enseñas de forma lúdica en lugar de como una obligación, lo aprenderá y lo recordará siempre.

A los 3 años, tu hijo ya es capaz de entender la importancia de cuidar bien sus dientes de leche. Si antes eras tú quien se los lavabas a diario por la mañana, después de las comidas y antes de acostarle (o si lo hacía él, pero a su manera y de forma puntual), es conveniente que desde ahora lo haga solo, utilizando una técnica correcta (aunque tú tendrás que supervisar su higiene) y como un hábito diario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una técnica correcta

Para lograr que tenga claro cómo debe ser el cepillado, puedes poner en práctica estas ideas:

¡Qué divertido es imitar! Colócate junto a él frente a un espejo y realizad al mismo tiempo los movimientos del cepillo: de abajo hacia arriba en las piezas de la mandíbula inferior y de arriba abajo en la superior. Luego, la cara interna de los dientes, las muelas y la lengua.

Con música lo aprende mejor. Para que fije mejor el proceso, inventa una canción o un cuento que explique cada parte: “a don Cepillo le encanta bailar de arriba abajo al pasar por estos dientes”... Otra idea, para que sepa cuánto tiempo debe estar cepillándolos: grábale una canción que dure entre dos y tres minutos y pónsela siempre en el momento de la higiene dental.

Una ayuda tecnológica. Hay muchas aplicaciones y juegos que enseñan a tu hijo el proceso y la importancia de un buen cepillado de una forma lúdica. “Lávate los dientes con el koala Ben” (gratis para iPhone e iPad) o “Luca Pestañas aprende a cepillarse los dientes” (1,79 euros, para iPhone).

Convertirlo en un hábito

Será más fácil si tu hijo lo ve como algo divertido y de “mayores”.

Cread un kit dental. Compra un vaso de plástico duro y pinturas atóxicas y pide al niño que lo decore como quiera. Si lo utiliza para colocar allí su pasta y su cepillo de dientes (mejor que te ayude a elegirlos) le gustará más usarlos.

Anímale a ser “dentista”. Dale un muñeco que parezca un niño y un cepillo de juguete y dile que a partir de ahora cada vez que se limpie los dientes tendrá que hacer lo mismo con la boca de su amigo. Tener esta responsabilidad le hará esperar ese momento.

¡Qué práctico!

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Explícale a tu hijo que debe cepillarse los dientes varias veces al día, pero sobre todo antes de ir a dormir por la noche. El motivo es que durante el sueño producimos menos saliva y además disminuye el movimiento de la lengua. Por eso, si quedan restos de comida en la boca, es más fácil que fermenten y que esto favorezca la acción de las bacterias que con el paso del tiempo dan lugar a las caries.

Todo lo necesario para una buena limpieza

A esta edad el kit dental de tu hijo debe estar formado por:

El cepillo infantil: Al comprarlo recuerda que debe tener el cabezal pequeño (para que quepa en la boca del niño); las cerdas, sintéticas (son más flexibles y suaves) y el mango, largo y ancho (podrá asirlo con más facilidad).

Productos adecuados: Hasta ahora no hacía falta que utilizara pasta dental (bastaba con cepillar con agua), pero a partir de los 3 años sí es conveniente que use una específica para niños (así tendrá un sabor y una textura agradables y no le dará asco)

Publicidad - Sigue leyendo debajo