Ayuda a tu hijo a sentirse especial

El hecho de que entregues tu tiempo a tu hijo, un rato cada día dedicándote a él en exclusiva, le hace sentirse valorado e influye mucho en la opinión que se forma de sí mismo. ¡Y aumenta su autoestima!

Vivimos en un mundo acelerado y a los niños les afecta este estilo de vida, ya que lo que más beneficia a su autoestima es la atención completa y total de sus padres. Por eso, para tu hijo tener a diario un rato en el que tú estés completamente dedicada a él es algo que le hace sentirse especial; nota que le quieres, que te preocupas por él y que su presencia te importa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Introduce este tiempo exclusivo como un ritual en vuestra vida. Los ingredientes son muy sencillos: un poco de tiempo juntos y una actividad amena como jugar a muñecas, con coches, leer... (es bueno que dejes que sea él quien elija la actividad).

Procura que nada interrumpa este rato. Desconecta tu móvil y no hagas dos cosas a la vez. Si tienes dos o más hijos puedes plantear estos momentos en horas o en días alternos.

CONSEJOS PARA QUE TU HIJO SE QUIERA A CADA EDAD

Antes de nacer:

  • Disfruta de tu embarazo. Piensa que es algo que sólo vivirás unas pocas veces en tu vida.
  • Háblale y acaríciale mucho en tu vientre.
  • Dirigele tus pensamientos, también cuando estás preocupada, tensa... Anota en un diario tus emociones.

    En su primer año de vida:

    • Celebra sus logros y su alegría al conseguirlos.
    • Facilítale un entorno espacioso y libre de peligros para que explore.
    • No le presiones ni le compares con otros niños.

      En el segundo año del bebé:

      • Acepta su carácter, no le critiques por ser como es.
      • Identifica sus nuevas habilidades y planea actividades en torno a ellas. Si domina el triciclo, id al parque; si construye torres, dale bloques.
      • Ponle límites acordes con su edad y madurez.

        En el tercer año de tu hijo:

        • Préstale cada día un rato de atención exclusiva: ponte a su altura y céntrate en él.
        • Deja que haga cosas solito y dale tareas como "ayudarte" con la compra.
        • Si está enfadado o llorón, en vez de preguntarle por qué ayúdale a que se exprese. Transmítele lo que observas en él ("estás enfadado") y espera a que se le pase.
          Publicidad - Sigue leyendo debajo