Logra que tu hijo acepte a tu nueva pareja

Es lógico que a tu hijo le cueste aceptar que tienes una relación con una persona nueva. La clave para que acabe haciéndolo radica en dejar que se encariñe con ella poco a poco, sin forzar la situación.

image
Logra que tu hijo acepte a tu nueva pareja

Una de las mayores preocupaciones a las que se enfrentan las madres y los padres separados (o viudos) que quieren establecer una nueva relación sentimental es si conseguirán que sus hijos acepten a esa persona que va a ocupar un lugar importante en su vida.

Hacerse a la idea de este cambio no resulta nada fácil para los niños tan pequeños, pues en el fondo ellos siempre mantienen viva la esperanza de que sus padres vuelvan a estar juntos.

AL PRESENTAR A TU PAREJA AL NIÑO...

Si te encuentras en esta situación, seguramente estarás deseando que tu pareja y tu hijo se conozcan. Pero no tengas prisa y valora el momento. Si acabas de iniciar la relación es mejor que esperes un poco, porque si no prospera y os separáis, tu pequeño tendrá que vivir una nueva decepción. Por el contrario, si ya lleváis juntos bastantes meses y tenéis planes de futuro, sí debes presentarlos. Para que todo vaya bien...

  • No mientas a tu pequeño. No le presentes a tu pareja como si fuera un amigo, porque le confundirías. Además, él notará que se trata de alguien especial para ti. Intenta ser lo más natural que puedas: dile cómo se llama y evita expresiones como “éste es tu nuevo papá” o “esta va a ser tu segunda mamá”, para no crearle problemas de deslealtad hacia su madre o padre biológicos. Tampoco le prohíbas hablar de esta persona a tu anterior pareja ni a la familia de ésta.
    • Acepta sus sentimientos. Aunque te duela, intenta no agobiarte al ver que tu pequeño no es nada cariñoso con tu pareja. Es comprensible: para ti es una persona a la que quieres mucho, pero para él es alguien desconocido.
      • Organiza un encuentro corto. Ir los tres juntos al parque un ratito puede ser una buena opción.
        • No seas efusiva con tu pareja. Reserva tus muestras de cariño para cuando estéis solos. Así ahorras a tu hijo la imagen de verte dando besos a alguien nuevo.

          TU NIÑO TE NECESITA A SOLAS

          Sé comprensiva con él y dale tiempo para aceptar dos cosas: que sus padres ya no van a volver a estar juntos y que hay otra persona con la que tiene que compartirte. Si te organizas para seguir pasando ratos a solas con él se habituará antes a su nueva situación.

          PARA TU PAREJA TAMPOCO SERÁ FÁCIL

          Sobre todo porque el niño o niña le rechazará. Para no sentirse fatal, debe comprender que antes de su llegada ya existía un fuerte vínculo entre su pareja y el hijo de ésta, así como un modo de convivencia establecido. Aceptarlo y no intentar cambiar sus rutinas es básico para poder entablar una buena relación con el pequeño y seguir reforzando la que mantiene con su pareja. Tendrá que ganarse la simpatía del hijo a base de tiempo y respeto y sin intentar jamás ocupar el papel del padre o la madre biológicos. A medida que los lazos entre el niño y el recién llegado o la recién llegada se fortalezcan, éste podrá ir participando más activamente en su crianza, pero mostrando siempre mucho tacto y deferencia hacia el progenitor ausente.

          PADRES CON NIÑOS DE OTRAS RELACIONES

          Cuando en una familia reconstituida hay niños por ambas partes, la pareja debe intentar que se lleven bien. El mejor modo de hacerlo es organizando actividades no competitivas en las que todos desempeñen un papel (ir de excursión al campo, por ejemplo), evitar las comparaciones entre ellos y tratar a todos por igual. Si hay que reñir a alguno, conviene que lo haga el progenitor biológico.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo