De compras con tu hijo: ojo, que no se pierda

En esta época de aglomeraciones, con un niño que camina solo y que no tiene conciencia del peligro, el más mínimo despiste en la calle puede convertirse en un gran susto. Pero hay trucos que harán más difícil que tu hijo se extravíe o que te ayudarán a encontrarlo si sucede.

Para prevenir extravíos, es fundamental que antes de salir de casa expliques a tu hijo por qué no debe separarse de ti.

Pero esto sólo no basta; los niños olvidan enseguida nuestras indicaciones si algo los atrae y, además, no son capaces de prever las consecuencias de sus actos.

Precauciones a seguir

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si vais a un lugar repleto de gente, como un mercadillo de Navidad, lo más práctico es que le lleves de la mano todo el tiempo. Pero incluso así, por si tu pequeño se suelta y se aleja más de la cuenta, conviene que tomes otras precauciones:

  • Vístele con ropa de colores muy llamativos, para que te cueste menos localizarle visualmente.
  • Proponle un juego que le entretenga y que le obligue a estar junto a ti, como el “veo, veo”.
  • Métele una tarjeta con tu número de móvil en un bolsillo o escríbeselo bien grande en el brazo, con un rotulador que no se borre.
  • Cómprale un globo de gas y átaselo al abrigo. Gracias a él podrás averiguar dónde está, aunque se encuentre rodeado de adultos o se coloque detrás de un muro o de un puesto más alto que él.
  • Si es la hora de merendar, en lugar de darle un bocadillo ve racionándole pequeñas cantidades de algo que le guste mucho, como unas galletitas o unos copos de cereales. De esta manera estará más pendiente de ti.
  • También puedes regalarle un silbato y decirle que si te pierde de vista debe hacerlo sonar, para que tú lo oigas y vayas a buscarle.

    Y si se despista...

    Además de tomar las medidas anteriores, es fundamental que expliques a tu hijo cómo tiene que reaccionar si alguna vez se pierde:

    • Debe quedarse quieto donde esté, esperando a que tú vayas a buscarle, no al contrario.
    • Jamás debe salirse de un recinto cerrado (un centro comercial, por ejemplo). Déjale claro que tú tampoco lo abandonarás sin él.
    • Explícale que en estos casos puede dirigirse a unos padres que pasen por allí con niños o a alguien uniformado que esté cerca para enseñarles su número de móvil y pedirles que te llamen.
    • Dile también que jamás debe marcharse con desconocidos y que si alguien le coge debe gritar “¡ésta no es mi mamá!”. Sólo debe fiarse de quien te llame por teléfono y se quede a su lado esperando a que llegues. Si no ha echado a andar para intentar buscarte, no estarás muy lejos.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo

      Prepárale teatralizando las situaciones

      Tu hijo recordará mejor cómo tiene que actuar en caso de que se pierda si además de hablarlo con él en casa, trasladas tus consejos a situaciones concretas.

      Por ejemplo, en ese centro comercial al que soléis ir (es más fácil despistarse en lugares habituales porque la atención se relaja), especifícale quiénes son las personas a las que puede pedir ayuda (dependientes, guardias de seguridad...) y en qué zonas debe colocarse (mejor en un pasillo principal que en un rincón).

      Luego pídele que se comporte como lo haría si dejara de verte y corrige lo que no sea correcto.

      ¡Qué práctico!

      Acostúmbrate a poner tu número de teléfono en las pegatinas que utilizas para marcar la ropa de tu hijo, en lugar de indicar sólo su nombre.

      Así, además de no confundir sus prendas con las de sus amigos, te servirán para localizarle antes en caso de que se extravíe.

      Acuérdate también de colocarlas en una zona bien visible (en la parte exterior de un bolsillo delantero, por ejemplo), no en el cuello.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo