30 dudas de los padres al llevar al bebé a la guardería

Tu hijo va a empezar el primer ciclo de Educación Infantil, su debut en la guardería, y tienes dudas. Normal. Te preguntarás, por ejemplo, si has escogido bien el centro, si te echará mucho de menos o si le llevará mucho adaptarse a la vida escolar. Seguro que aquí encuentras respuestas.

El inicio de la guardería va a suponer un gran cambio en vuestras vidas y es normal que te surjan dudas. Con la asesoría de María Luisa Ferrerós, neuropsicóloga infantil, hemos buscado respuesta a las más frecuentes.

Ante todo, convéncete de una cosa: el reto es muy positivo. Una vez superada la adaptación, el niño disfrutará mucho... ¡y te sorprenderás de cuánto aprende!

¿A qué edad es mejor que empiece?

Cuando el niño ha comenzado a andar, a partir del año. A esa edad ya le gusta socializarse, el contacto con otros niños le beneficia, quiere explorar...

¿Hay algún momento poco idóneo?

En torno a los 9 meses surge la ansiedad por la separación: el bebé sabe quién es conocido y quién no y separarse de ti se le hace un mundo. Es mejor que empiece unos meses antes o unos meses después.

¿Y si espero a que cumpla 3 años?

Nuestra asesora recomienda no saltarse la etapa de la guardería, “porque entonces el niño empezará la escuela sin tener asumida la dinámica escolar y sin haber pasado por un período de socialización y adaptación”.

Está muy apegado a mí. Temo que no se sienta bien con los profesores...

Es normal que te sientas así, si hasta ahora casi no te has separado de tu hijo. Piensa que la adaptación la pasará él y también tú. Pero tienes que confiar en los profesionales. Tu hijo necesita socializarse y la guardería es el sitio ideal para hacerlo.

Mi hijo es de finales de año; ¿eso tiene alguna importancia?

Si está en una clase en la que se agrupan los niños nacidos durante todo el año natural, sí. A esta edad, varios meses de diferencia se notan y los niños de principios de año serán más maduros. Pero eso le estimulará.

¿Hago una adaptación progresiva?

Sí, dos semanas de adaptación están bien. Una buena opción sería, por ejemplo, dejarle pocas horas en la primera semana y medio día en la segunda semana.

¿Se adaptará pronto?

El proceso de adaptación debe durar como mucho un mes. Si se alarga más, es recomendable que hables con su profesora para descubrir qué pasa y buscar una solución. Pero es normal que llore cuando le dejas o le recoges.

¿Cómo le ayudo a integrarse mejor?

Averigua si algún compañero suele ir a un parque cercano y acostúmbrate a llevarle allí para que compartan juegos.
Además, interésate todos los días por lo que ha hecho en la guardería y hazle ver que estás muy contenta con sus esfuerzos. Y, sobre todo, ten calma y mucha paciencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo