Cómo conseguir que el niño pronuncie la erre

Los defectos en la pronunciación son normales en los niños pequeños, pero si se presentan de un modo continuo conviene analizar por qué se están produciendo.

Hablar requiere una laboriosa coordinación de movimientos: labios, lengua, emisión del aire... Todo ello debe hacerse correctamente para que el sonido salga bien. Por eso, a los problemas de pronunciación de los niños pequeños se les llama “dislalias de evolución” y se consideran errores naturales, que se irán corrigiendo con el tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una cuestión de frenillo

Hasta los 6 años es normal que un niño no sepa pronunciar la erre fuerte, ya que es uno de los sonidos más difíciles de emitir. No obstante, los padres deben observar su forma de hablar, ya que puede haber otros motivos, además de la falta de práctica, que le impiden pronunciar este fonema.

Por ejemplo, es posible que el pequeño tenga frenillo (anquiloglosia). En este caso la membrana que le une la lengua a la parte inferior de la boca será demasiado corta y le impedirá hacer vibrar la lengua en el paladar.

Cuando el frenillo es leve se puede corregir con una reeducación logopédica, pero en otras ocasiones requiere de una sencilla intervención quirúrgica. Puedes detectar este problema en tu hijo si le cuesta sacar la lengua o lamer un helado.

O de mal aprendizaje

También puede ocurrir que el niño sea capaz de pronunciar la erre perfectamente y no lo haga porque no ha aprendido a hacerlo bien. Es el caso de hijos de padres extranjeros que pronuncian mal este fonema porque no existe en su idioma.

No hay que olvidar que el lenguaje es cien por cien imitación: el niño oye hablar a las personas que le rodean y así adquiere las reglas básicas de gramática y comunicación, además del acento y la pronunciación.

Por eso, si a su alrededor se pronuncia mal, el pequeño también terminará haciéndolo así. Si es el caso de tu hijo, explícale quién pronuncia de modo correcto y quién no y ofrécele modelos adecuados a través de vídeos, dibujos animados o CD´s con canciones en español

Hablar cada día un poco mejor

Si tu hijo ya tiene 4 años y habla tan mal que sólo le entendéis las personas que estáis habituadas a escucharle, debes llevarle al logopeda. Pero si sólo se trata de ayudarle a pronunciar un poquito mejor, practica con él estos juegos a diario:

Publicidad - Sigue leyendo debajo
  • Ponte con él frente a un espejo y anímale a sacar y a mover la lengua, dile que se cubra el labio inferior con el superior y viceversa, que infle y desinfle los carrillos...
    • Incítale a imitar el sonido de una moto, de la taladradora, del despertador...
      • Para controlar al aire, hazle soplar una bolita de papel primero con la boca y luego con la nariz y dile que sople la llama de una vela sin llegar a apagarla.
        Publicidad - Sigue leyendo debajo