¿Por qué a los niños les gusta tanto disfrazarse?

A la mayoría de los niños les entusiasma disfrazarse y este hobby, además de ser una fuente de diversión, tiene una función enormemente positiva para su desarrollo.

Vestirse con ropa de otras personas y representar su papel enseña a los niños a ponerse en el lugar de los otros. Y esto, a su vez, les ayuda a exteriorizar y a vencer sus miedos: Juan juega a poner una inyección a su osito y así revive y asimila mejor la situación que vivió recientemente.

¡Cuánto le beneficia!

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pero además de éste, existen otros muchos beneficios que jugar a los disfraces reporta a los niños:

  • Favorece el pensamiento simbólico. Éste empieza a formarse a partir de los 2 años, cuando la niña lleva de paseo a su muñeca, por ejemplo. Ayuda a los niños a entender el mundo que los rodea.
    • Estimula su creatividad, porque una idea los conduce a otra.
      • Beneficia la observación y la imitación. Para poder representar a una persona (bombero, enfermera...) o a un animal, el niño tiene que prestar toda su atención. Y la imitación, por su parte, es una fuente riquísima de aprendizaje.
        • Prepara a los pequeños para la vida adulta: hacen que conducen, que se casan, que tienen hijos...

          Si tu hijo va a asistir a una fiesta de disfraces, déjale elegir su traje. Parte de la alegría de este juego consiste precisamente en decidir, ya que es algo que no puede hacer casi nunca en la vida cotidiana.

          Su elección le delata

          Fíjate en su elección, porque puede darte muchas pistas sobre su mundo interior: si tu hija quiere ir de princesa, es que le gustaría ser admirada, y si tu hijo insiste en vestirse de tigre, es porque le encantaría imponer su voluntad. En cualquier caso, todos los niños disfrutan al verse disfrazados.

          Recuerda que este juego no tiene por qué limitarse a celebraciones especiales. Si regalas a tu hijo un baúl de ropa vieja, se pasará muchas horas entretenido, interpretando diferentes roles.

          ¡Qué prácticos!

          ¿No sabes cómo disfrazar a tu hijo este Carnaval? Además de las propuestas que hacemos en nuestra web, lee los libros “Disfraces de personajes” y “Disfraces de objetos”, ambos de Ed. Parramón (13 € c/u).

          Y para disfrutar aún más con tu hijo de sus “vestimentas”, cuéntale cuentos como “Mis disfraces”, Ed. Usborne (4,95 €) y “Colorea y juega con Pocoyó: disfraces”, Ed. Planeta (4,95 €).

          Publicidad - Sigue leyendo debajo

          ¿Y si no le gusta nada disfrazarse?

          No son muchos, pero hay niños que se resisten a disfrazarse, por muy diferentes motivos: unos no se sienten seguros de sí mismos y les da miedo salir de su mundo, otros son muy tímidos y les da una vergüenza tremenda interpretar un papel...

          También los hay que se niegan a que les pinten la cara porque no se reconocen al mirarse en el espejo con ella “maquillada”. Si tu hijo es uno de ellos, no le obligues a cambiar de imagen. Con el tiempo, a medida que vaya madurando, se irá dando cuenta de que disfrazarse no es sinónimo de perder su identidad, sino de pasarlo estupendamente haciendo de otro durante unas horas.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo