Plan para enseñar a tu hijo a estar sin ti

Es mejor que estas medidas empieces a ponerlas en práctica algunas semanas antes de que tengas que marcharte y dejarle con otras personas.

Fija objetivos graduales

Déjale solo unos instantes mientras vas a otro cuarto a buscar algo, o en el salón, dentro de su parque, mientras preparas su cena... Háblale desde el otro cuarto. Así se irá acostumbrando a no verte e irá entendiendo que aunque no te vea, no dejas de existir.

Empieza con salidas breves

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tus primeras salidas sin él han de ser cortas. Luego ve aumentando su duración y frecuencia. Se irá habituando a esta nueva circunstancia sin sentirse abandonado.

Busca un buen cuidador


Déjale con alguien conocido, que le inspire confianza (los abuelos, los tíos...). Y no le saques de casa: allí está rodeado de sus cosas y el entorno le es familiar.

Avísale de que te vas

Luego dale un beso y vete con seguridad. Ten presente que al volver puede mostrarte su enfado rechazándote.

Elige el momento propicio


Al principio intenta salir tras la comida o la siesta: estará más satisfecho y aceptará mejor tu marcha. Con hambre o sueño se sentirá más vulnerable y necesitado de ti.

Publicidad - Sigue leyendo debajo