Claves para que vaya contento a la guarde o al cole

Si a tu hijo aún sigue costándole adaptarse a la guardería o al colegio, pon en práctica las siguientes pautas y seguro que pronto irá contentísimo.

Tu hijo lleva ya unas semanas de guardería o de colegio y no termina de adaptarse a la nueva rutina. No es nada extraño. Piensa que debe volver a acostumbrarse a madrugar, a estar sin vosotros, a respetar normas distintas, a compartir sus cosas con sus compañeros...

Y aunque a algunos niños les resulta muy sencillo, a otros les cuesta más y les lleva más tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

De cualquier modo, no te agobies: ya habéis pasado los primeros días de curso, que suelen ser los más duros. Ahora lo habitual, si el niño sufre algún berrinche, es que sea a la hora de la despedida o de la recogida en la escuela.

Tu hijo llorará porque se pone nervioso al dejarte o al volver a verte, o también porque ve llorar a un compañero. Pero en general suele tratarse de momentos puntuales, de esos “cinco minutos” de los que hablan las profesoras.

A veces se da el caso de que el pequeño va contento toda la semana y al llegar el lunes vuelve a mostrarse intranquilo. Es normal. También puede ocurrirle después de unos días sin ir a la escuela (porque ha estado malito, por ejemplo).

Si estáis pasando por esta situación, tu actitud y tu forma de actuar en estos días serán las claves para que el problema se solucione y pronto se encuentre genial en la escuela.

Ten confianza

Convéncete de que todo va bien. “A veces los padres cometemos el error de creernos imprescindibles. Pensamos que nuestro hijo llorará si está sin nosotros, que nos echará de menos... Debemos aprender a confiar en él y en los profesores. Educar a un niño consiste en ayudarle a crecer ganando autonomía”, comenta Mª Jesús Comellas, profesora de Pedagogía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Sé positiva

Si tu hijo te ve contenta, él también lo estará. Ensaya tu mejor sonrisa para hablar del cole o llevarle a clase. “La emoción que transmitimos es muy importante; imagina con qué impresión se quedará un pequeño si ve a su madre triste”, explica la psicóloga infantil Beatriz Salzberg.

Aplica esto mismo al lenguaje: es muy distinto preguntar al niño a la salida de la guarde o del cole: “¿Has llorado, cariño?”, que decirle: “¿Verdad que te lo has pasado genial jugando con tus amigos?”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ilusiónale cada día

Hazle partícipe de la aventura que supone ir al cole. Anímale a preparar contigo la mochila del día siguiente, o pídele que te acompañe a comprar algo de material escolar que todavía no hayáis adquirido... Además, háblale de lo divertido que es realizar actividades en grupo con los amigos, de lo bien que le quedan las manualidades que hace...

No vayas con prisas

Levantaos con tiempo para poder vestirle con calma, preparar sus cosas... A esta hora necesitáis el máximo de serenidad, no es conveniente que os enfadéis porque quedan cinco minutos para el autobús y aún estáis en pijama. Tampoco es bueno llegar tarde y que el pequeño se quede con la sensación de “mamá me deja y se va corriendo”. Ya correrás cuando esté dentro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo