Los pros y contras de ver televisión

La televisión favorece la sociabilidad de los niños, por los conocimientos que pueden adquirir, pero en ocasiones también puede llegar a ser perjudicial. Por ello para conseguir que sólo le beneficie, debes cuidar lo que ve, cuándo lo ve y cómo lo hace.

Actualmente la televisión está presente en el 99% de los hogares españoles, lo que implica que una casa sin televisor estaría al margen de la realidad y esto no sería bueno para el niño.

Gracias a la tele tu hijo incorpora a su mundo unos personajes infantiles que luego comparte con sus amigos, lo que favorece su sociabilidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además, la pequeña pantalla es una buena herramienta para afianzar sus gustos y para ejercitar sus capacidades de atención y de observación.

Y no hay duda de que viendo la tele, tu hijo también aprende conceptos básicos y fija o amplía los conocimientos que ya tenía adquiridos.

Programas para su edad

Sin embargo, todos estos beneficios quedan minimizados si dejas que tu pequeño vea la tele de forma indiscriminada. Contra este riesgo...

  • Dedica un rato a estudiar la oferta infantil y elige para él contenidos adecuados para su edad y que combinen entretenimiento y formación.
    • Ve siempre la tele con él. Así podrá preguntarte lo que no entienda.
      • No pongas la tele nada más llegar a casa ni la tengas como ruido de fondo. De este modo le enseñas que sólo se enciende para ver algo.
        • No la utilices como una manera habitual de entretenerle.
          • No permitas que esté puesta durante las comidas (comerá por inercia) ni un ratito antes de acostarse (le espabilaría y le dificultaría el sueño).

            Cómodo y no mucho rato

            Además de las pautas anteriores, no dejes que tu hijo vea la tele durante más de 45 minutos seguidos y asegúrate de que se sienta con la espalda bien apoyada y a más de metro y medio de distancia de la pantalla, de que tiene la luz de la habitación encendida y de que el volumen del aparato está a un tono normal.

            Y no se te ocurra instalar una tele en su cuarto. Si lo haces, la verá más y esto mermará sus capacidades creativas y de socialización. La tele debe ser siempre una actividad “social”.

            Otras pantallas: claves de buen uso

            Si controlamos su utilización, los ordenadores y las miniconsolas pueden fomentar los procesos de aprendizaje de los niños:

            • Deben emplear consolas infantiles, que son más manejables.
              Publicidad - Sigue leyendo debajo
              • Hay que elegir para ellos juegos adecuados a su edad (¡ojo!, algunos indican “desde 3 años” y luego exigen saber leer) y, a ser posible, acordes con lo que están aprendiendo en el colegio.
                • Tenemos que ser inflexibles con el tiempo que pasan ante las pantallas y evitar que supere los 60 minutos diarios entre todas.
                  • Las consolas que se conectan al televisor son una vía estupenda para enseñar a los niños a jugar en equipo y a esperar.
                    • El tiempo dedicado a las actividades físicas debe ser superior al tiempo dedicado a las pantallas.

                      ¡Qué interesante!

                      No todos los dibujos animados son adecuados para los niños. Comprueba que los protagonistas de las series que ve tu hijo son dignos de imitar y le muestran una visión positiva del mundo, ya que ello contribuye a que se sienta más seguro, alegre y optimista.

                      También es bueno que le inciten a pensar (lo notarás porque te hará preguntas) y a participar (cantará, aplaudirá...).

                      Publicidad - Sigue leyendo debajo