Algunos síntomas del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

Si dudas si tu hijo pudiera tener TDAH debes acudir a un especialista para que estudie el caso. Pero si quieres descartar que su comportamiento se deba a ello antes de que lo observe el médico te proponemos una serie de comportamientos característicos de esta enfermedad.

Síntomas habituales del transtorno

Aunque el diagnóstico definitivo os lo facilitará el especialista después de realizar una evalución pormenorizada del niño, los papás en casa, o el profesor en el colegio, podéis sospechar que su comportamiento se debe un problema de TDAH si notáis en él varios de estos síntomas y los presenta en distintos ambientes (no solo en casa o en el centro escolar):

  • No consigue mantener la atención (incluso en las actividades lúdicas) más

    de unos minutos.

    • Realiza movimientos intensos y muy frecuentes con las manos y los pies, incluso mientras está sentado.
      • No presta atención cuando le hablas.
        • Se retuerce constantemente en la silla.
          • Se levanta en situaciones en las que debería permanecer quieto.
            • Tiene bastante dificultad para involucrarse en actividades relajadas.
              • Responde siempre antes de que termines de preguntarle algo.
                • Se escabulle cuando le “encargas” algún trabajo que le exige concentración.
                  • Se olvida a menudo de sus deberes.
                    • Se distrae con mucha facilidad en sus tareas del cole y obligaciones caseras.
                      • No es capaz de esperar su turno.
                        • En cualquier situación parece que siempre lleve “un motor en el trasero”.
                          • Responde de manera irreflexiva.
                            • Es incapaz de mantenerse en una cola

                              Publicidad - Sigue leyendo debajo