Cómo quitar al niño el pañal paso a paso

Para que tu hijo deje el pañal lo más importante es que él esté preparado. No debéis agobiarle. Para tener éxito todos debéis seguir las mismas pautas y, sobre todo ,que no falten ni el cariño ni la paciencia.

image
D.R.

En dos semanas

Si quieres que el proceso culmine con éxito, inícialo como un juego. Busca un momento en que el niño esté de buen humor y llévatelo a tu terreno (está en la época del “no” y es fácil que no colabore si lo ve como una imposición).

Anímale con frases como “los chicos grandes como tú ya no llevan pañal”. Y para reforzar su autoestima, apláudele, acaríciale, explícale con dulzura lo que va a suceder con su pipí o caca, demuéstrale tu satisfacción por su progreso... Estas actitudes de refuerzo positivo son fundamentales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Lo importante es que todos estéis a una: desde vosotros hasta la canguro, los abuelos o la guardería. “Se ha de hacer con el mismo criterio, siguiendo las mismas pautas para evitar que el peque acabe por no entender nada”, dice la doctora.

“Si el niño está preparado, el aprendizaje total se puede solventar en un par de semanas, incluso menos. En cambio, si se le fuerza, se puede convertir en una tortura que se alargue más de un mes”, advierte la especialista. Ten presente, de cualquier modo, que las niñas suelen ser más precoces.

Paso a paso

No existe una técnica infalible para lograr que tu hijo deje el pañal, pero sí unas pautas que suelen funcionar.

Al inicio, quítaselo por la mañana, cuando ya está despierto, y colocáselo de nuevo cada hora. Más adelante, pónselo sólo a la hora de su siesta y por la noche. “No hay que retirarle nunca el pañal en estos periodos hasta que no controle bien su micción de día”, indica la doctora Llagostera.

Anímale a que haga pipí justo antes de la siesta o de irse a dormir y repite la operación cuando se levante. Cuando el pañal lleve seco varios días seguidos se lo puedes retirar del todo. El control de micción nocturno tardará más.

En cuanto al proceso de la defecación, va paralelo al de la micción. “El problema es que la caca es más molesta y lenta. A veces dejan de hacerla porque han sufrido dolor; por ejemplo, por una fisura”, explica la doctora. Por eso es aconsejable dar al niño una dieta rica en fibra en esta época.

Queda camino

Es normal que, aunque lleve algunos días sin hacerse pis o caca, un día se le escape. Para tu hijo puede ser una frustración, así que no te enfades y demuéstrale que no pasa nada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por otra parte, circunstancias como la llegada de un nuevo hermanito, una separación o el cambio de guardería pueden producir un retroceso en su proceso de aprendizaje. Si ocurre, ten paciencia y pospón el inicio, pero evita ponerle y quitarle el pañal continuamente porque eso solo le creará confusión.

En definitiva, no olvides las tres claves para ganar la batalla al pañal: paciencia, cariño y respeto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo