Así afectan las discusiones a los niños según su edad

Las discusiones afectan a los niños a cualquier edad y de distinta manera, pero está claro que siempre genera tristeza e inseguridad y eso se manifiesta en su desarrollo.

Así afecta a los niños según su edad

Al niño de cualquier edad le asusta mucho ver discutir a sus padres. Siente que pisa un terreno poco firme y eso le produce nerviosismo, tristeza e inseguridad. Pero veamos cómo manifiesta su temor y su angustia en las diferentes etapas del desarrollo.

0-18 meses

Cuando aún no habla, se muestra irritable y nervioso después de la discusión, tiene dificultades para conciliar el sueño y se despierta a menudo por la noche. Incluso aunque los padres hayan hecho las paces, él desconoce el alcance de la discusión y siente su mundo inestable.

18 meses - años

A partir de los 18 meses toma conciencia de la repercusión de sus actos y puede ponerse a llorar o a gritar durante la discusión. Adopta esta conducta tan llamativa para acaparar la atención de sus padres e intentar que dejen de reñir.

A partir de 3 años

Cuando es más mayorcito puede protestar por tener que acudir a la guardería o al colegio. Piensa: “¿qué pasará si no estoy?” y se erige como guardián de la estabilidad de su casa.

También son habituales las regresiones a etapas anteriores, adoptando comportamientos que ya tenía superados, como hacerse pis en la cama o chuparse el dedo. Y los desajustes con la comida, señal de cierto rechazo ante los actos sociales.

Para intentar evitar estas consecuencias la pareja debe aprender habilidades para manejar las discrepancias y llegar a acuerdos (¡siempre a solas los dos!) sobre los temas importantes. Sólo así podrán ofrecer al pequeño el entorno de tolerancia y respeto mutuo que, seguro, desean para él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo