¿Por qué los hijos necesitan que se les ponga límites?

Según Rocío Ramos-Paúl, Supernanny, castigar a un niño cuando ha tenido un mal comportamiento tiene muchos más beneficios de los que imaginamos.

A veces los padres “flaqueamos” al poner límites porque tememos ser demasiado estrictos. Rocío Ramos-Paúl, Supernanny, nos explica que conocer los beneficios que tienen para el niño ayuda a hacerlo con seguridad y confianza.Los límites le enseñan a...

  • Diferenciar el bien del mal. El niño no nace sabiendo, son sus padres quienes deben mostrarle cuál es la manera más correcta de hacer las cosas, una enseñanza que será clave para toda su vida.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    • Obtener seguridad y protección. Los límites y las rutinas tranquilizan al niño. Saber que la cena llega después del baño y que luego se va a la cama establece una cadencia lógica para él, que le hace sentirse protegido.
      • Aprender a combatir la frustración. Ser consciente de que en la vida no siempre se puede hacer lo que se quiere le enseña a ser paciente y estimula su espíritu de superación: le transmite el valor del esfuerzo. De hecho, los niños que no tienen normas corren más riesgo de sufrir ansiedad y depresión.
        • Convivir en familia y en sociedad. Asumir las normas familiares le capacita para luego poder aceptar de mejor grado las sociales, algo que le convertirá en un adulto sociable e integrado.
          • Descubrir que puede equivocarse. Todos podemos meter la pata de vez en cuando y todos podemos, del mismo modo, pedir perdón y esforzarnos por hacerlo mejor a la próxima. Los errores nos enseñan a ser mejores personas.
            Publicidad - Sigue leyendo debajo